El Virus del Papiloma Humano (VPH) es un virus muy frecuente y de fácil transmisión por contacto genital que afecta tanto a hombres como a mujeres.

Un reciente estudio realizado en hombres, muestra que aquellos infectados por VPH pueden desarrollar lesiones genitales externas, como son los condilomas, verrugas genitales o neoplasia intraepitelial perineal (PeIN) como consecuencia de la infección por este virus.

El diseño de programas de vacunación frente al VPH destinados a mujeres y a niñas refuerza la creencia de que sólo afecta a las mujeres. Además, el hecho de identificar el VPH con el cáncer de cuello de útero, contribuye a reforzar la idea de que sólo las mujeres deben vacunarse frente a este virus, situación que plantea un riesgo potencial para el colectivo masculino.

Por estos motivos, resulta crítico explicar e informar de que el VPH no es selectivo, puesto que afecta a los dos sexos. En este sentido, y debido al mayor desconocimiento, se debe reforzar la información acerca de las posibles consecuencias del VPH en los varones, señalando sus posibles consecuencias: cáncer anal, cáncer de pene, cáncer de orofaringe, así como del desarrollo de verrugas genitales. En la mayoría de los casos, los hombres infectados por VPH del tipo 6 y 11 desarrollan un tipo de lesión genital externa llamada verruga genital o condiloma.

Australia, un ejemplo a seguir en la lucha frente al VPH

Australia se sitúa a la cabeza de los países desarrollados en la promoción activa y comprometida en la lucha frente al VPH. Se trata del primer país en financiar la vacunación universal (niños y niñas) a través de un programa de inmunización nacional en 2007. Los resultados obtenidos en Australia ratifican que los programas de vacunación pueden cambiar positivamente el patrón epidemiológico de las graves lesiones provocadas por el VPH.

La puesta en marcha de estos programas coincide con la bajada de la edad de inicio de las relaciones sexuales en Australia en los últimos años, lo que si bien, por una parte aumenta el riesgo de infección por VPH, por otra parte, pone de manifiesto la efectividad de estos programas de vacunación.

Seguridad de la vacuna

Al igual que con el resto de vacunas, el Comité Asesor Mundial de Seguridad de Vacunas de la Organización Mundial de la Salud (GACVS) revisa y supervisa periódicamente la seguridad de las vacunas frente al VPH desde que se autorizó su comercialización en 2006. La última revisión se llevó a cabo en septiembre de 2014 y concluyó que la vacuna frente al VPH mantiene buen perfil de seguridad.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR