Según una nueva ley, las modelos superdelgadas en Francia deberán proporcionar un certificado médico donde se confirma que su peso es saludable.

Los empleadores de modelos que quebranten la ley podrían enfrentar seis meses en la cárcel y multas de 81.000 dólares.

La legislación, aprobada hace unos días, también estipula que los anuncios que muestren los cuerpos de modelos cuya forma haya sido alterada, deben llevar una etiqueta que diga “fotografía editada”.

Aquellos que quebranten la ley respecto a las imágenes alteradas digitalmente pueden enfrentar multas de más 40.000 dólares o hasta del 30% de los gastos relacionados con el anuncio.

Francia tiene entre 30.000 y 40.000 personas con anorexia, según las consideraciones de la ordenanza. Un 20% de las chicas restringen su alimentación en algún punto de sus vidas, añade el documento.

“Las imágenes del cuerpo que idolatran la delgadez o el desgaste excesivo y las que estigmatizan las curvas, sin duda alguna contribuyen a la infelicidad, en especial entre muchas jovencitas”, decía el proyecto de ley.

“La apariencia de algunas modelos ayuda a difundir estereotipos potencialmente peligrosos para las poblaciones frágiles”, subraya.

Una versión anterior del proyecto de ley proponía que todas las agencias de modelos recibieran certificados médicos de sus clientes en los que comprobaran que su índice de masa corporal era al menos de 18.

El IMC promedio para una mujer en Francia es de 23,2, el promedio más bajo en Europa Occidental, según un estudio de 2009 del Instituto Nacional de Estudios Demográficos de Francia.

Sin embargo, el borrador preliminar fue criticado por algunos que afirmaban que el IMC no es siempre la forma más precisa de juzgar la forma de los cuerpos saludables.

El nuevo proyecto de ley establece que un profesional de la salud juzgará si una modelo tiene un peso saludable tomando en cuenta su edad, género, peso y forma del cuerpo.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR