Háganse a un lado, huellas dactilares. Desde tus orejas hasta tus dedos del pie, son muchas las partes del cuerpo que te hacen especial de forma única. Y todas ellas están siendo examinadas como manera de identificarte en medio de otras personas en una multitud.

¿Tienes las orejas grandes? ¿Son prominentes?


Tu oreja es tan única que puede ser usada para identificarte en medio de una multitud.

Resulta que los bordes, bultos y la forma de tu oreja exterior son tan únicos que esta pronto podría ser una de las mejores formas para identificarte. Según el experto en biométrica de la Universidad de Southampton, Mark Nixon, estudios han demostrado una precisión de hasta el 99,6% cuando las orejas fueron escaneadas utilizando un software de computadora que recrea su posición, escala y rotación. Esa es la misma precisión que las huellas dactilares.

Tu oreja ha sido formada por completo cuando naces, y cambia muy poco luego de más o menos 10 años. Crece un poco más y empieza a decaer a medida que envejeces debido a los efectos de la gravedad, pero ese es un efecto medible; de hecho, ha sido calculado que solo es de 1,22 mm al año. Así que a menos que ocasiones daños en tus orejas, por ejemplo al involucrarte en una pelea con Mike Tyson, es una medida bastante confiable.

La investigación en este área está explotando. Un estudio reciente demostró que incluso puedes identificar el sexo de una persona por medio de imágenes en 2-D y 3-D de las orejas (y las mujeres tienden a tener orejas más pequeñas que los hombres). Por supuesto, puedes ocultar fácilmente las orejas con cabello, sombreros, bufandas y otras prendas, pero cuando un perfil es todo lo que tienes para identificar a alguien, esa forma única de una oreja podría ser bastante útil.

Los ojos lo tienen


No hay dos ojos con exactamente los mismos patrones del iris.

Mira tus ojos en un espejo. Ahora mira de cerca cada iris. Ese es el músculo que abre y cierra tu pupila para controlar la cantidad de luz que entra a tu ojo. Verás patrones pequeños y aleatorios de textura en cada uno de tus iris, los cuales son completamente distintos de la textura en tu otro iris. ¿Cómo pasa eso?

Aunque tu ADN efectivamente determina el color y estructura de cada uno de tus iris, los surcos, fisuras y marcas que ves ocurren aleatoriamente durante el desarrollo fetal en el vientre. Esto recibe el nombre de “morfogénesis caótico”, y se cree que ocurre cuando el tejido del iris se estira y se dobla a medida que el feto abre y cierra sus ojos que se encuentran en desarrollo. Al igual que con las huellas dactilares, los gemelos idénticos no comparten los mismos espirales y patrones, así que cada uno de sus iris también es único.


Los iris en estos cuatro ojos son únicos en comparación con otros.

Debido a que el iris está protegido detrás de la córnea, durante mucho tiempo se creyó que estos patrones únicos nunca cambiaban, lo que hacía que la identificación por medio del iris fuera casi infalible. Sin embargo, los estudios recientes demuestran que el iris sí se degrada, quizá a causa de la edad o por daños, como el uso de los lentes de contacto.

Aun así, los investigadores como Marios Savvides del CyLab de Carnegie Mellon están emocionados ante las posibilidades. “Siempre y cuando la parte del ojo sobre la región del iris permanezca inalterada a causa de enfermedades, entonces el reconocimiento del iris no se verá afectado”, dijo Savvides. “Estamos trabajando en extraer características del iris a partir de fotos visibles en alta resolución y al combinarlas con otras fotos en alta resolución de iris”, y hemos logrado combinarlas, lo cual es “un hallazgo emocionante”.

“También hemos demostrado el captar el iris de una persona en un vehículo que se encuentra detenido para representar el escenario donde un oficial de la policía podría identificar quién es el conductor antes de acercarse. El reconocimiento del iris y en particular el reconocimiento del iris de rango amplio también puede ayudar a identificar a las víctimas de la trata de personas o el secuestro y alertar a las autoridades”, añadió Savvides.

Lo sabes por mi forma de andar

No, no estoy hablando de Ministry of Silly Walks de John Cleese. No tienes que ser así de extravagante como para que te identifiquen por tu modo de andar.

“Hace varias décadas, los investigadores colocaron luces en tobillos, rodillas, caderas y encontraron que podías reconocer a tus amigos por la forma en la que caminan”, dijo el experto en biométrica de la Universidad de Notre Dame, Kevin Bowyer. Hoy en día, las computadoras pueden identificar a una persona en la abarrotada cuadra de una ciudad por la forma en la que caminan.

Nixon fue el pionero de gran parte de la investigación sobre el análisis de la forma de caminar. “Eliminamos todas las variables que pudimos para probar la hipótesis, y es por esto que usamos una pantalla verde”, dijo. “Todo lo que teníamos era una persona que caminaba en una serie de imágenes. Nos fijamos en el movimiento del cuerpo y en las partes del cuerpo, y luego las medimos con una computadora a fin de obtener un conjunto de números. Y siempre y cuando obtengamos el mismo conjunto de números para cada persona, podemos lograr el reconocimiento”.

Nixon recientemente puso sus computadoras a prueba en un juicio de asesinato en Australia. “El tipo mató a un hombre y a su esposa en una tienda. Él había analizado las cosas en la mañana y teníamos video de vigilancia de él. Luego, cuando regresó en la tarde tenía puesta una máscara y guantes y se había cubierto la cabeza. Todo lo que podíamos ver de él era la forma en la que caminaba. Presentamos la evidencia de que la forma de andar era la misma; el sujeto levantó las manos y dijo ‘Sí, fui yo'”.

La boca ha hablado


Los bultos y bordes de tu lengua la distinguen de cualquier otra.

La próxima vez que alguien te saque la lengua, dale una mirada más de cerca. ¿Ves todos esos pequeños bultos y bordes? “Es la distribución distinta del tamaño y la forma, justo como las huellas dactilares”, dijo Bowyer, lo que hace que tu lengua sea única para ti y para nadie más. Los bultos contienen más de 10.000 papilas gustativas, cada una llena con cabellos microscópicos llamados microvilli. Los microvilli funcionan como pequeños críticos de alimentos, al sentir si tu comida está dulce o ácida, salada o amarga, y enviarle reseñas al cerebro.

Tu voz es otra forma en la que es posible identificarte, y cada uno de nosotros tiene características únicas conformadas por la longitud de nuestro tracto vocal, la frecuencia e intensidad de nuestra calidad vocal y cómo hemos aprendido a hablar. Debido a que es tan fácil que alguien imite otra voz, tienes que usar una computadora para encontrar las diferencias, y la ciencia está trabajando arduamente en ello.

El conjunto de dientes de cada persona también es único, pero eso se debe a lo que les haces, como apretarlos, deshacer cosas o chuparte el dedo. Debido a esas diferencias ambientales, incluso los gemelos idénticos carecen exactamente del mismo conjunto de dientes.

A menudo se utilizan registros dentales para identificar un cuerpo en la ciencia forense, pero no ves que nadie salga corriendo para tomar impresiones de la lengua, aunque ese es el único órgano interno del cuerpo que puede ser expuesto fácilmente para ser inspeccionado. ¡Di ah!

La ventana a tu sistema nervioso y quizá a tu alma

La parte posterior de tu ojo, la parte donde se enfocan los rayos de luz, se llama retina. El patrón de vasos sanguíneos que se muestra ahí es una imagen muy precisa de tu sistema nervioso… única para ti. Si bien es ampliamente utilizada en el mundo animal para verificar la identidad del ganado para exhibición y de los caballos pura sangre, al igual que para rastrear la seguridad alimentaria y los brotes de enfermedades, su uso en humanos ha sido limitado.

Excepto en la clínica de tu oftalmólogo. La retina es el único lugar en tu cuerpo donde los doctores pueden ver tu sistema nervioso central sin cirugía. Los oftalmólogos pueden ver las primeras señales de diabetes, esclerosis múltiple, alta presión sanguínea, e incluso la salud cerebral, durante tu chequeo anual.


Incluso los gemelos idénticos tienen huellas dactilares distintas

Las huellas dactilares ya no son el estándar de oro

Nadie más tiene tus huellas dactilares exactas, ni siquiera tu gemelo idéntico. ¿Cómo puede ser eso? Esto inicia cuando eres un feto, de entre 2,5 y 7,6 cm de largo, y las yemas de tus dedos y tus palmas empiezan a crecer. A medida que la piel se forma y se vuelve más gruesa en el transcurso del siguiente mes o dos meses, entra en contacto con otras estructuras en el vientre, las cuales empiezan a crear bordes en la piel de la punta del dedo. La densidad del líquido amniótico de tu mamá, cuánto te mueves y tu posición en el vientre son factores que se cree, afectan cómo se forman esos bordes.

“Dónde terminan o se unen las líneas es determinado aleatoriamente”, dijo Bowyer. “Sabemos que se supone que tengas 10 dedos y 10 puntas de dedos, pero el detalle del patrón no es predecible”.


El ultrasonido de un feto en el cuarto mes de embarazo.

Para cuando la madre se encuentra en su sexto mes de embarazo, tus huellas dactilares han formado por completo los arcos, curvas y espirales que usamos para combinar huellas dactilares, y existen muchos otros patrones únicos dispersos en medio.

Las huellas dactilares, las cuales una vez fueron consideradas el “estándar de oro” de la identificación, han perdido parte de su brillo porque pueden ser degradadas o dañadas, por ejemplo a través de quemaduras químicas o por tener una carrera como albañil. En un caso, un hombre perdió sus huellas dactilares cuando un medicamento común contra el cáncer hizo que su piel se pelara. Aun así, las huellas dactilares son utilizadas comúnmente por la policía, la ciencia forense y las compañías como Apple a modo de identificación personal.

Estudios recientes creen que ahora incluso podemos determinar el género a partir de las huellas dactilares.

Algunas personas nacen sin huellas dactilares. Esto se conoce como adermatoglifia, y es un trastorno muy poco común ocasionado por mutaciones en el gen SMARCAD1. Según los institutos Nacionales de Salud, también recibe el nombre de “enfermedad del retraso de la inmigración”, porque quienes la padecen tienen muchos problemas para ingresar a los países que requieren de las huellas dactilares a modo de identificación.

El ADN sigue siendo el estándar de oro

El ADN, o el ácido desoxirribonucleico como rara vez se pronuncia, es la fórmula genética que le dice a tus células cómo incorporarse a ti mismo, y a nadie más.

Piensa en tu ADN como cuatro Legos a los que les gusta jugar en parejas por una escalera en espiral llamada doble hélice. Esos pares (A y T; C y G) forman las bases de un código llamado genes que se convierten en el plano de tu cabello, tus ojos, la forma de tu cuerpo y todo lo demás que te hace único.

Existen casi 20.000 genes humanos, creados a partir de más o menos 3.000 millones de bases, así que es fácil ver por qué ningún otro humano tendrá el mismo patrón de ADN… a menos que tengas un gemelo idéntico, ¿cierto?

Pero espera, ese hecho ya no es cierto. Estudios innovadores realizados el año pasado demuestran que incluso los gemelos idénticos tienen un ADN distinto. Al utilizar la secuenciación del genoma de segunda generación, dijo Bowyer, “encuentras que una vez el óvulo fertilizado se divide, existen mutaciones aleatorias que ocurren y pueden ser utilizadas a fin de identificar las diferencias entre los gemelos”.

Estos “errores” en la secuencia de ADN, llamados polimorfismo de un solo nucleótido, o “Snips”, están siendo estudiados para arrojar luz sobre cómo nos distinguimos en nuestra respuesta a los medicamentos, las toxinas ambientales y a la razón por la que uno de nosotros podría contraer una enfermedad particular, incluso si nuestro gemelo no la contrae.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR