Seguramente, cuando te hacen cita para una entrevista de trabajo, vas más que nervioso pensando en todas las posibles preguntas que te pueden realizar, probablemente vayan de lo más sencillo a lo más técnico, tal vez te pregunten sobre tus experiencias laborales anteriores y sobre cómo te fue en ellas. Lo más probable es que quieran saber sobre tus habilidades y los conocimientos que has adquirido en relación a tú carrera.

Y cuando creías que ya estabas listo…

Cuando parece que ya has pensado en todo, desde cómo te vas a vestir, saludar, sentarte y toda la información que soltarás sobre lo bueno que has sido en el trabajo y lo inteligente que eres, llega el momento de la verdad y… ¡Plash! Te desplomas al escuchar una cosa tan sencilla como… “Descríbete a ti mismo en pocas palabras.”

Entras en pánico…

Y todo esto pasa por tu cabeza en cuestión de microsegundos: ¿What? ¿Y a qué viene eso? ¿Qué hay que decir? ¿Cómo que me describa en pocas palabras? ¿Hablo acerca de mi personalidad, mi trabajo, mis estudios, mi físico,…? ¡Auxilio!

En realidad, aunque no lo parezca, todas las preguntas que te hacen las personas de Recursos Humanos en una entrevista, están bien pensadas y llevan la intención de sacarte información que no podrían saber de otra manera. Siempre están desarrollando nuevas técnicas para desconectar al entrevistado. Lo que para ti puede llegar a parecer una pregunta demasiado sencilla o fuera de lugar, puede proveerles información que ellos consideran valiosa.

Debes estar preparado…

Lo cierto es que, si realmente queremos conseguir ese empleo, debemos estar preparados para saber responder a todo tipo de preguntas con lo que ellos verdaderamente quieren oír. Por eso, vamos a hablar un poco acerca del análisis que hace Jacquelyn Smith en ‘Business Insider’ sobre el trasfondo de lo que llama algunas “preguntas trampa” más comunes con las que nos pueden sorprender en una entrevista de trabajo, hasta ahora.

“¿Puedes hablarme de ti?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

La experta en relaciones laborales Lynn Taylor explica que con preguntas de este tipo, el entrevistador busca generar cierto caos, romper con la idea de una entrevista tradicional y llegar a lo más profundo de tu mente. Ver tu resumen curricular y conocer tus habilidades no es suficiente. Esperan que seas capaz de relatar de forma concisa, directa y sincera quién eres, qué has hecho y a qué aspiras.

Lo que no debes hacer

Aunque no lo creas, esta pregunta no resulta tan sencilla de responder. Hasta el candidato más experimentado puede trastabillar en esta pregunta. Y ni te cuento si te empieza a pedir “más detalles”.

Ahora bien, ten en cuenta que no quieren escuchar algo como “pues tengo 32 años, estudié biblioteconomia y vivo en Granada”. No amigo, eso ya lo dice tu currículum.

Lo que debes hacer

Tina Nicolai, ‘coach’ especializada en la búsqueda de empleo, recomienda que preparemos dos o tres frases sencillas que transmitan de forma cálida pero profesional nuestros logros, metas y objetivos en el campo laboral.

Y otra cosa, aunque los llegues a mencionar en tus respuestas, ni se te ocurra ponerte a sacar las fotos de tus hijos.

“¿Cómo te describirías a ti mismo en pocas palabras?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

Porque les ayudará a obtener varios datos interesantes como nuestro tipo de personalidad, la confianza en nosotros mismos y si nuestro estilo de vida compagina con el puesto que están ofreciendo.

Lo que no debes hacer

No seas demasiado complaciente, pero tampoco exageres de sobreestimado, valorándote de más como si pudieses tener el trabajo que te venga en gana. Cualquiera de las dos situaciones son opciones erróneas.

Lo que debes hacer

Debes escoger los adjetivos adecuados al momento de responder y procurar que no sean opuestos. Por ejemplo, si dices que eres “humilde”, no digas luego que también te caracterizas por tu “amplia capacidad de liderazgo”, es contradictorio. Tal vez encuentren en ti a ese profesional formado y optimista, pero guerrero, que tanta falta les hace.

“¿Qué diferencia a este trabajo de otros?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

Les permite averiguar el grado de interés que tienes en este puesto de trabajo y si estás o no barajando otras posibilidades.

Lo que no debes hacer

No les gustan los candidatos que van como correcaminos a todo. Pero tampoco quieren al típico inaccesible que va a la entrevista tratando de sacar como sea más dinero de lo que se ofrece en el puesto o mejores condiciones.

No digas que esta es la única entrevista que has hecho o que no has solicitado ningún otro puesto de trabajo. No es una persona con la que estás empezando una relación y que necesites hacer que se sienta especial, es de quien depende que te den o no el trabajo.

Lo que debes hacer

Apréndete bien la oferta.

Utiliza tu respuesta para contra preguntar con un ‘creo que no me equivoco demasiado en la definición del perfil que están buscando, ¿no?’

“¿Podrías nombrar tres fortalezas y tres debilidades?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

Porque cada puesto de trabajo tiene unos requisitos únicos; por lo tanto, tus respuestas deben mostrar fortalezas que puedan ser aplicables al puesto al que estás optando, y tus puntos débiles, tienen que reforzar una personalidad adecuada.

Lo que no debes hacer

Evita el clásico “mi problema es que soy demasiado perfeccionista y trabajo en exceso”. Están cansados de oírlo.

Lo que debes hacer

Resalta que tus atributos negativos han disminuido gracias a tu actitud positiva. Ellos quieren a alguien que pueda formar equipo con el resto sin ser “la estrella invitada” ni “el inadaptado de la clase”. Procura que ambos aspectos sean siempre positivos.

“¿Por qué quieres trabajar aquí?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

Porque saben que es probable que, el hecho de que estés allí sentado en entrevista, es porque se trata de un puesto mejor que el que tienes ahora, o porque no tienes trabajo.

Lo que no debes hacer

No les recites el “quiénes somos” de su página web ni te quieras pasar de listo con datos como premios que han recibido, en qué año o cosas así. Ni se te ocurra ponerte de adulador, no hay cosa más fea.

Lo que debes hacer

Aunque saben que si estás allí es porque quieres el trabajo pero no quieren un exagerado que quiera dejar ver que sabe todo de todo sobre la empresa, si debes mostrar te has tomado el tiempo suficiente para investigar sobre la compañía y entiendes cuál es su papel en el sector, su misión y objetivos.

Lo que debes hacer es demostrar que sabes dónde estás y lo que podrías aportar a su modelo de negocio.

“¿Por qué quieres dejar tu trabajo actual?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

Esta es una de las preguntas más tramposas que hay, y debes tener cuidado al momento de responderla. No te desbordes a hablar sin pensar.

Lo que no debes hacer

Al entrevistador no le interesa si tu jefe es malo, autoritario, mandón, grosero o lo que sea. Por cierto, ten mucho cuidado porque siempre existe la posibilidad de que se conozcan o tengan alguna persona en común.

Tampoco le interesa si el trabajo que haces es aburrido.

Aunque sea cierto, no empieces a hablar de todas las cosas malas que tiene tu puesto de trabajo actual como un mal sueldo, poco compañerismo y empresa en decadencia.

Convierte todo eso en un “creo que en esta empresa podría aportar más ya que hay algunas capacidades de mi perfil que en este puesto serían realmente útiles y hasta el momento no están explotadas al 100%”.

“En tu carrera, ¿Qué es lo que te hace sentir más orgulloso?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

Porque les ayuda a ver que no eres un ningún profesional derrotado y has conseguido algún logro en tu vida profesional.

Lo que no debes hacer

No digas cosas que te dejen ver insatisfecho con tu carrera o contigo mismo.

Lo que debes hacer

Habla con orgullo y convicción de tu trabajo anterior. Esto, en el fondo, significa que podrás hacer lo mismo en momentos cruciales de tu nuevo puesto.

“¿Has pensado en hacerte empresario?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

Sencillamente, porque ninguna empresa quiere sentir que perderá tiempo y dinero formándote y entrenándote si piensas desaparecer.

Lo que no debes hacer

Si te has planteado realmente lo de hacer un negocio por tu cuenta, no des a conocer ese deseo.

Lo que debes hacer

Diles que hasta el momento no te atrae la idea, que quieres formar parte de un negocio ya consolidado y aportar todo lo que te sea posible para que este siga creciendo por buen rumbo.

Algo que podría serte útil aquí, es soltar algún ejemplo de alguien que conozcas (no cuentes nada en primera persona) que haya tratado de montar su propio negocio y fracasara porque… No hacía X o Y cosa, como sí lo hacen en su empresa.

“Si pudieses trabajar para cualquier empresa, ¿Cuál sería?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

Porque el grado de lealtad que pudieras llegar a tener con la empresa, no es algo que pase desapercibido.

Lo que no debes hacer

Obvio que trabajar en Google pueda ser un sueño. Tal vez te encantaría trabajar en una multinacional de renombre y poner en práctica tus cinco idiomas pero… No se los digas.

Lo que debes hacer

Da una respuesta creíble y adaptable a las condiciones del puesto de trabajo al que estás optando y la empresa en cuestión. Intenta destacar cualidades generales que pueden darse allí; tal vez el ambiente familiar, liderazgo en el sector, o alguna otra, en función de dónde estés.

“¿Qué harías si mañana te ganaras 5 millones de dólares?”

¿Por qué hacen esta pregunta?

Para saber si necesitas el dinero con urgencia, tu grado de motivación y ética con relación al trabajo.

Lo que no debes hacer

La respuesta que des hablará de tu capacidad de responsabilidad y de tu madurez personal. Puede ser muy bonito ir a darle la vuelta al mundo, pero recuerda que no te sacaste la lotería.

Lo que debes hacer

Mejor trata de explicar que, si ganaras esa cantidad de dinero, de seguro lo invertirías en algo que tenga que ver con el sector en el que estás demandando empleo, por ejemplo.

La práctica hace al maestro…

Estás son tan solo algunas de las preguntas con las que te pudieras llegar a topar en alguna entrevista de trabajo. Recuerda que la actitud juega un papel importante y que, las reglas no están escritas. Así que procura estar preparado, tener una actitud positiva, estar calmado. Aunque esto no significa que es seguro que consigas este empleo, sin duda, poner en práctica estos consejos te ayudará a aumentar tus posibilidades y te hará más diestro en cada entrevista.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR