Entre los factores que alentaron a las autoridades chinas a devaluar el yuan, expertos destacan la reducción de las exportaciones y la recesión en el mercado inmobiliario. No obstante, según algunas estimaciones, la razón más preocupante podría consistir en cambios bruscos en el mercado laboral.

La relación entre el número de vacantes y quienes buscan trabajo es un importante indicador del estado de la economía. En China, esta proporción aumentó gradualmente en los últimos 15 años, con una caída esperada durante la crisis del 2008. Si en 2001 para 10 candidatos había 6,5 puestos de trabajo, en 2014 por cada 10 solicitantes ya tenían 11,5 empleos. Además, entre los años 2010 y 2014 la tasa iba en aumento a pesar de la desaceleración del PIB de China. Pero a principios de este año, esta proporción comenzó a declinar drásticamente.

“Sospecho que el colapso de la tendencia alcista en relación a las ofertas de trabajo y los solicitantes se ha convertido en un choque importante para las autoridades chinas. Este fenómeno pone de manifiesto la gravedad de la actual recesión y probablemente es una de las razones por las que el Gobierno está tomando medidas serias para estimular [la economía]”, dijo el economista jefe de Nomura Holdings, Richard Koo, citado por el portal’Business Insider’.

En un contexto del debilitamiento de las exportaciones y ralentización económica, la semana pasada China realizó la mayor devaluación del yuan en dos décadas. El país asiático devaluó el yuan durante tres días consecutivos, en total un 4,6%. Las bolsas de todo el mundo reaccionaron con caídas drásticas.

Algunos expertos señalan que las acciones del Banco Central de China no están destinadas a promover las exportaciones, sino que tienen como objetivo eliminar ciertos desequilibrios. Pekín ha mantenido su moneda nacional estable por un período de tiempo prolongado, no permitiéndole responder libremente a lo que estaba sucediendo en la economía mundial, lo que condujo a la ‘deformación del dólar’.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR