Especialmente en lo que respecta al estudio de la antigüedad humana, las herramientas tecnológicas que asisten hoy a los expertos podrían permitir desentramar algunos de los mayores misterios del hombre, pero, ¿cuáles son considerados los sietes mayores secretos de la antigüedad?

-Ciudades y civilizaciones latinoamericanas desconocidas: los expertos están empleando la tecnología de láser LIDAR para literalmente ‘ver’ debajo de las densas copas selváticas, en lugares como Honduras y Belice. Así, es posible localizar asentamientos e incluso civilizaciones que hasta hoy se desconocen.

-La tumba de Gengis Kan, o Alejandro Magno: herramientas tecnológicas como el geo-radar (o radar de penetración de tierra), hacen posible investigar regiones subterráneas sin excavar. Esto brinda la posibilidad de analizar grandes extensiones de tierra, lo que proporciona mayores probabilidades de encontrar tumbas como las de Gengis Kan, o Alejandro Magno.

-El mausoleo del primer emperador de China: aunque la ubicación del complejo funerario de Qin Shi Huang y sus soldados es conocida, el riesgo de dañar objetos milenarios paraliza cualquier intento por avanzar en excavaciones. La teledetección permitirá desnudar estructuras interiores, mientras que pequeños dispositivos robóticos ingresarán a la tumba para recoger datos con mínimas perturbaciones al sitio.

-El lenguaje de los antiguos minoicos: la poderosa civilización minoica (3.000 a. C. – 1.450 a. C.) fue descubierta en el Mediterráneo, hace más de un siglo. Sin embargo, los expertos no consiguen aún descifrar su complejo lenguaje, el que se conoce como “lineal A”. Los más de 1.400 ejemplos idiomáticos podrían ser descifrados con la ayuda de poderosos sistemas informáticos de inteligentica artificial.

-El objetivo de las líneas de Nazca: desde su descubrimiento, los investigadores continúan teorizando acerca del significado de las líneas de Nazca. ¿Acaso representan constelaciones estelares? ¿Señalan cuestiones referidas a fuentes acuíferas? El análisis electrónico de una enorme cantidad de datos geográficos y arqueológicos podría ser de vital importancia para llegar a una respuesta certera.

-Un neandertal intacto: aunque se trate quizá del más grave efecto colateral del desarrollo tecnológico, es cierto que el calentamiento global, al derretir glaciares, dejará al descubierto algún espécimen de neandertal perfectamente conservado, del mismo modo en que se descubrió un mamut prácticamente intacto, en 2011, en Siberia.

-La presencia vikinga en América del Norte: cuando el mismo calentamiento global deje al desnudo los secretos que guardan los glaciares, serán hallados los asentamientos vikingos de las costas de Canadá, obligando a reescribir el ‘descubrimiento’ de América.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR