Las personas están viviendo mucho más que antes. Hoy, la mayor parte de personas a nivel mundial puede tranquilamente verse viviendo hasta la década de sus años sesenta, según la Organización Mundial de la Salud.

El país en donde las personas viven más –en donde se mide la expectativa de vida a los 60 años de edad– es Japón.

De cerca, en segundo lugar, hay una serie de países que abarcan el Mediterráneo y Asia Oriental, así como países con sólidas economías y sistemas de salud.

Al medir la expectativa de vida a los 60 años de edad, los factores tales como enfermedades de la niñez y problemas más tempranos en la vida son descartados y la longevidad está más relacionada con un estilo de vida individual y el medio ambiente durante la edad más adulta.

Le preguntamos a un grupo seleccionado de expertos en envejecimiento la razón por las que estos países están superando a los demás… y cuáles son sus secretos para una vida más larga.

Valores japoneses

Los japoneses que llegan a los 60 años de vida vivirán hasta una edad promedio de 86 años… más que en cualquier otro lugar en el mundo.

Más de una cuarta parte de la población del país es ahora mayor de 64 años de edad y las comunidades de Okinawa albergan la mayor proporción de centenarios de cualquier lugar en todo el mundo.

“Parte de eso es la dieta tradicional japonesa”, dice John Beard, director de Envejecimiento y Ciclo de Vida en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esa dieta incluye abundancia de pescado fresco y vegetales, combinado con bajos niveles de carne y grasa saturada. “Pero la dieta tradicional ha cambiado”, dice Beard, al especular que esto no se debe solamente a la comida.

“Otra parte de la misma es el estilo de vida… y que tienen sistemas que identifican y tratan temas clave como la presión arterial”, dice Beard. Los estilos de vida activos en las personas con más edad son la norma en Japón, con la ayuda del vasto paisaje rural del país que atrae a las personas hacia el exterior, y con una mayor ayuda de una infraestructura de salud bien establecida.

Sarah Harper, profesora de gerontología de la Universidad de Oxford cita otras razones para la longevidad japonesa. “Ellos tienden a tener una sociedad cuya tendencia es promover el establecimiento de una familia sólida y enfatizan las actividades culturales que alivian el estrés”, dice. Además, Japón tiene menos desigualdad social que muchos otros países, lo que permite que todos experimenten estos beneficios.

Una buena dieta, un estilo de vida activo en los años de mayor edad, el alivio del estrés y mucho apoyo… pese a que sabemos que esto es crucial, no todos los países lo adoptan.

Brindemos por Europa meridional

“En Europa ya tenemos más personas mayores que jóvenes”, dice Harper. En el continente en su conjunto, más de la mitad de la población puede esperar vivir hasta ya entrada la década de sus años ochenta, sobre todo en el sur… con la ayuda de su dieta mediterránea.

“Incluso si las personas adoptan una dieta mediterránea a una edad avanzada, esta puede tener beneficios para la salud”, dice Beard. La dieta altamente respetada tradicionalmente consiste en una pequeña cantidad de vino, verduras frescas, aceite de oliva y, de nuevo, poca carne y grasa saturada.

Harper dice que la dieta es mejor que las que son ricas en carnes, alimentos fritos y alcohol. “Es solo una opción más saludable que lo que las personas del norte de Europa tienden a comer”, dice.

Un estudio reciente descubrió que las personas que consumen consistentemente una dieta mediterránea eran tanto física como mentalmente saludables a medida que envejecían.

Italia, España y Francia tienen poblaciones con una expectativa de vida promedio de 85 años después de cumplir los 60 años, y Beard cree que sus culturas y sus climas más cálidos juegan un papel en esto.

“Hay una cultura de actividad física y el clima es lo que hace que eso sea relativamente fácil”, dice Beard. En países con inviernos fríos y crudos, el hecho de mantener un estilo de vida activo se convierte en un desafío.

Israel también tiene una esperanza de vida de 85 años de edad a los 60 años y Glaser especula que esto se debe más a la dieta. “Tanta morbilidad a una edad avanzada se debe a enfermedades del corazón”, dice ella.

La naturaleza social de estas poblaciones también entra en juego. “Las relaciones sociales son importantes en estos países y los lazos familiares son fuertes”, dice Glaser. Ella cree que cuando las personas poseen un mayor sentido de pertenencia a una comunidad o familia, y mantienen un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida, su salud mejora.

“Si una persona se involucra en una conducta saludable, otros también podrían hacerlo”, dice Glaser.

Prosperar en la vejez con una economía próspera

En los demás países que sobreviven al resto del mundo, la buena salud viene a raíz de la riqueza… y las consecuencias de una economía y un sistema de salud sólidos.

Singapur, Mónaco, Andorra, Australia, Canadá, Luxemburgo, Nueva Zelanda y Suiza están en la lista para una medalla de plata conjunta por una expectativa de vida a los 60 años de edad… y viven un hasta un promedio de 85 años de edad.

“Los lugares como Mónaco tienen una enorme población de inmigrantes ricos”, dice Harper, quien cree que la inmigración también puede desempeñar un papel en la dieta de la población de un país y, por lo tanto, en su longevidad. “Países como Australia, Canadá y Nueva Zelanda cuentan con grandes poblaciones europeas que probablemente están comiendo tipos similares de dietas”, dice ella.

En general, los países con una menor riqueza y división de clases poseen una población que envejece más saludable.

“En Singapur hay una gama de riqueza y ventajas; hay muy pocas personas en la parte inferior”, dice Beard. Esta uniformidad significa que más miembros de la población puede vivir los estilos de vida necesarios para asegurarse una buena salud… hasta bien entrada su década de los ochenta años.

Y para culminar todo esto, el resultado de una economía fuerte e igualitaria es también un sólido sistema de salud. “El sistema de salud en Australia comienza a jugar un papel más importante que en algunos otros lugares, ya que los habitantes cuentan con acceso universal a los servicios de salud”, dice Beard.

Si poblaciones enteras pueden tener acceso a buenos programas de salud –como servicios de detección–, las condiciones crónicas que generalmente afectan a las poblaciones de edad avanzada pueden ser detectadas temprano y tratadas antes de que sean irreparables.

Pero una cosa que nos ayuda a todos a vivir más es que nuestras vidas el día de hoy son más fáciles que las de nuestros ancestros.

“Si comparas la vida de alguien en el siglo XXI con la vida de alguien en el siglo XIX, nosotros no luchamos día a día para sobrevivir”, dice Beard.

“Una de las cosas que está conduciendo el envejecimiento de las poblaciones es probablemente que generalmente vivimos una vida un poco menos estresante que nuestros ancestros”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR