Para ponerle un tono más urgente a las áridas discusiones que transcurren en la cumbre del cambio climático de París, pocos mecanismos son tan impactantes como el de citar las cifras del costo humano y económico que los desastres naturales provocan en todo el mundo.

Desastres que, advierten los expertos, pueden ir en aumento por efecto del cambio climático.

Las inundaciones, sequías y otros fenómenos naturales extremos se cobraron más de 600 mil vidas en los últimos 20 años, con más de 4 mil millones de personas afectadas directamente y un costo económico de cerca de US$300 mil millones.

La co-autora del informe que publicó la Oficina de Nacionas Unidas para la Reducción del Riesgo de desastres naturales (UNISDR), Debarati Guha-Sapir, del Centro para la Investigacion sobre Epidemiología de los Desastres de Bruselas, señaló a BBC Mundo que este fenómeno se ha intensificado en los últimos 20 años.

El impacto económico-social de estos desastres presenta una paradoja. Cuanto más desarrollado el país, más impacto en términos económicos, pero más capacidad de recuperación.

Los cinco países más afectados en estas dos décadas han sido Estados Unidos (472 eventos), China (441), India (288), Filipinas (274) e Indonesia (163).

Estados Unidos: gran afectado

En la evaluación de la ONU Estados Unidos es el país que sufre un impacto económico mayor por estos desastres: el 46% del total mundial, seguido por los países de Asia (37%).

Sandy

El huracán Katrina en 2005 fue uno de los cinco desastres naturales más grandes de la historia nacional con un saldo de más de 1.200 muertos y un costo de más de US$100 mil millones.

Otro huracán, el Sandy en 2012, se cobró 71 vidas, miles de hogares destruídos, millones de personas sin servicio eléctrico y más de US$70 mil millones de pérdidas materiales.

“Las condiciones geográficas juegan un papel importante proque Estados Unidos recibe las corrientes del Pacífico y el Atlántico, por lo que está muy expuesto a huracanes y tormentas”, indicó a BBC Mundo Guha-Sapir.

El impacto en Asia

China está en segundo lugar en términos de pérdidas económicas a nivel mundial por cuenta de los fenómenos naturales.

Guha-Sapir asegura que uno de los problemas más graves que sufre China son las inundaciones, aunque alaba la capacidad institucional china para responder a estas emergencias.

En un reconocimiento implícito de la importancia del tema, el gobierno chino destacó recientemente como un “gran logro” haber mantenido las pérdidas económicas por este tipo de fenómenos en un 1,5% de su PIB.

Tormenta

India tiene características similares a las de China en cuanto a densidad poblacional, extensión geográfica y fenómenos naturales extremos.

En 1999 el ciclón 05B fue el peor desastre del país en 25 años, dejando un saldo de casi 10 mil muertos, dos millones sin techo y unos 20 millones de afectados por su paso.

El ciclón mejoró la organización estatal para lidiar con fenómenos de este tipo, pero según Guha-Sapir todavía queda margen para perfeccionar los dispositivos públicos.

“No existe el mismo grado de preparación para este tipo de eventos que tiene China. El gobierno tendría que trabajar más en este aspecto para mejorar el sistema de aviso temprano y respuesta rápida”, señaló Guha-Sapir.

Filipinas también está entre los países particularmente vulnerables.

Unos 20 tifones golpean el país anualmente. En noviembre de 2013 uno de los más virulentos, el Yolanda, dejó unos 7 mil muertos y más de un millón de hogares arrasados.

¿Y en América Latina?
Inundación en México

En el período cubierto por la investigación la especialista menciona el caso de Brasil, nación que se encuentra entre los 10 países más golpeados con 51 millones de personas afectadas por los fenómenos extremos.

“Uno de los fenómenos más dramáticos es la cantidad de enfermedades vinculadas a estos fenómenos en Brasil. Tenemos problemas como el dengue o la malaria muy vinculados a las inundaciones”, señala Guha-Sapir.

La densa urbanización vecina a zonas proclives a la inundación complica más las cosas.

Por supuesto, el impacto de estos desastres se siente por todo el continente.

“En términos económicos, Nicaragua y Cuba son los que más han perdido en relación con su PIB. Por su parte Chile alcanzó el nivel más alto de pérdidas en un año en relación al PIB: un 0,6%”, indicó a BBC Mundo Guha-Shapir.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR