Con frecuencia se utiliza el término ‘comida chatarra’ para referirse a alimentos no saludables. Pero la línea que determina qué es saludable y qué no muchas veces es difusa.

Por eso es importante saber exactamente cuáles alimentos se consideran chatarra y qué se puede hacer cuando ese tipo de comida predomina en nuestra dieta.

De acuerdo con EAE Business School de España, Colombia es el mercado con mayor potencial de crecimiento para las empresas de comida rápida o “chatarra”, lo cual refleja el alto consumo de este tipo de alimentos en el país.

Pero ¿qué es exactamente la comida chatarra? Es la que incluye todos aquellos alimentos que no aportan valor nutricional, pero que sí suman calorías, azúcar, sal y grasa saturada, además de conservantes como las sales de nitro y nitritos.

Dentro de este grupo de alimentos los ejemplos típicos son las hamburguesas, pizzas, perros calientes, empanadas, helados y postres, entre otros.

En términos generales, la comida chatarra genera los siguientes perjuicios en el organismo:

•    Aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares debido al excesivo  aporte de grasas saturadas y trans, las cuales aumentan el colesterol malo o LDL y bajan el colesterol bueno o HDL, además de los triglicéridos.

•    Aumenta el riesgo de hipertensión, debido al exceso de sodio.

•    Incrementa el riesgo de Diabetes tipo II y Resistencia a la Insulina, ya que contiene exceso de azúcares  y bajo aporte de fibra.

•    Aumentan el riesgo de sobrepeso y obesidad, por el aporte excesivo de calorías, grasas, carbohidratos o harinas y azúcares.

•    Aumentan el riesgo de deficiencias nutricionales, ya que estos alimentos son bajos en fibra, vitaminas, minerales, grasas saludables.

¿Existe la comida chatarra ‘sana’?

Es posible darle rienda a los antojos de la comida chatarra en su versión sana. Si le gusta mucho este tipo de comida, puede comerla pero la sugerencia es que lo haga con la versión sana.

Aquí van dos ejemplos de sencilla preparación:

•    Taco mexicano “sano”: Se utiliza una tortilla de harina trigo  integral o maíz y le adicionamos atún, lechuga, tomate, cebolla, aguacate o guacamole y pimienta al gusto.

•    Pizza de pollo “saludable”: se utiliza pan árabe “servilleta”, esparcimos pasta de tomate sin azúcar, pollo desmenuzado, champiñones, queso pera light, y un chorrito de aceite de oliva, se mete al horno tostador hasta que se derrita el queso y le adicionamos unas hojas de rúgula.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR