La terapia de reemplazo de testosterona no funciona para tratar los trastornos de la eyaculación en varones con niveles bajos de testosterona. Según un estudio publicado en «Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism», los pacientes no experimentan una mejoría en su función sexual.

Se calcula que entre el 10% y 18% de los hombres tienen problemas asociados a la eyaculación: incapacidad de eyacular, disminución del volumen de la eyaculación, fuerza de la eyaculación disminuida y retraso en el momento de la eyaculación. Este es un problema neurobiológico totalmente diferente a la disfunción eréctil para el que no existe ningún tratamiento aprobado.

Según sus autores, este es el primer ensayo clínico que ha examinado el tratamiento de una afección muy común, pero muy poco comprendida, que afecta a la salud física de los hombres, así como sus relaciones interpersonales. Para Dario Paduch, del NewYork Presbyterian Hospital y del Weill Cornell Medical Center (EE.UU.), «a pesar de que los participantes en este estudio no experimentaron ninguna mejoría significativa en su función eyaculatoria, esperamos que nuestro trabajo estimule el desarrollo de ensayos clínicos dirigidos a encontrar tratamientos eficaces».

Parche de testosterona

El estudio multicéntrico, doble ciego, aleatorizado, controlado con placebo, se prolongó durante 16 semanas; los investigadores asignaron a 76 varones con disfunción eyaculatoria a recibir o una solución testosterona al 2% aplicada en la piel o un placebo. Sesenta y seis hombres completaron el estudio. La edad media era de 26 años o más con niveles de testosterona total de menos de 300 ng/dL.

Durante el estudio, se evaluaron periódicamente los niveles de testosterona de los participantes para determinar cómo estaba actuando la terapia de reemplazo hormonal. Para medir la función eyaculatoria, se recolectaron muestras de semen y los participantes completaron cuestionarios sobre salud sexual.

Y los resultados mostraron que aunque los hombres que recibieron la terapia de reemplazo de testosterona tenían mayores puntuaciones en el Cuestionario de Salud Sexual Masculina en su disfunción eyaculatoria que los hombres que tomaron placebo, la diferencia era demasiado pequeña para ser estadísticamente significativa. Los investigadores también encontraron poca o ninguna mejora en el volumen de eyaculación o la función orgásmica.

Una posible explicación a estos datos podría ser que la terapia de testosterona no fue eficaz en todos los hombres que la recibieron; así, entre aquellos que utilizaron la solución tópica de testosterona, alrededor del 70% mostró un aumento en los niveles de testosterona por encima de 300 ng/dL en la sangre. Sin embargo, un análisis posterior reveló que los hombres cuyos niveles de testosterona se elevaron por encima de 300 ng/dl mostraron una mejoría estadísticamente significativa en la función eyaculatoria en comparación con aquellos cuyos niveles de testosterona no alcanzaron este umbral.

Hipogonadismo

«Nuestros hallazgos sugieren se debe de buscar un nuevo tratamiento para las personas con disfunción eyaculatoria», afirma otro de los autores del estudio, Shehzad Basaria, del Hospital de Mujeres Brigham y de laEscuela de Medicina de Harvard (EE.UU.).

La mayoría de las guías recomiendan la terapia de reemplazo de testosterona en los varones adultos solo para hombres que tienen bajos niveles de la hormona y disminución de la libido, disfunción eréctil u otros síntomas de hipogonadismo, una patología que resulta de la deficiencia de testosterona.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR