Renate Smallegange es algo así como una experta en pies olorosos y es capaz de hacer cosas increíbles con tal de estudiar estos olores.

A veces, colecciona medias de nailon usadas. Otras, le pide a la gente que ponga sus pies en una bolsa de plástico para sentir el aroma que dejan en su interior.

De todos los trabajos que hay en el mundo, éste no es ciertamente el más placentero, pero a Smalleagange no le importa sentir de tanto en tanto olor a queso.

“No es para tanto”, dice. “Claro que, desde mi punto de vista, alguna gente huele mejor que otra”.

No todo el mundo encuentra este olor desagradable. Aunque Smallegange debe a veces taparse con delicadez la nariz, el olor le resulta extremadamente útil para su investigación sobre los mosquitos transmisores de malaria.

La investigadora ha estado tratando de entender la receta única que da a nuestros pies su olor, con la intención de frenar la propagación de esta esta enfermedad mortal.

600 por centímetro
Pies

No importa cuán limpio esté, un cierto olor es casi inevitable debido a la anatomía de nuestros pies.

El pie contiene cerca de 600 glándulas sudoríparas por centímetro cuadrado –ciento de veces más que las axilas. Éstas excretan un nutritivo caldo de sales, glucosa, vitaminas y aminoácidos que constituyen la dieta perfecta para una colonia de bacterias.

A cambio de este almuerzo gratis, las bacterias nos dan un coctel de ácidos grasos que le dan al pie su olor característico.

Hay tantas bacterias en nuestros pies, que a los microbiólogos les ha costado mucho trabajo encontrar cuáles son las que causan el hedor y dónde están localizadas.

Queso maduro

Sin una pizca de vergüenza, James Reynolds y sus colegas de la Universidad de Loughborough, en Reino Unido, intentaron responder a esta pregunta mapeando la población de bacterias en sus propios pies.

Quesos

Cinco grupos se destacan: Corynebacteria, Micrococcus Propionibacteria, Betaproteobacteria y Brevibacteria, pero el más notorio fue el Staphylococcus.

Este último siempre coincide con una sustancia química potente llamada ácido isovalérico.

“Imagínate un queso Stilton bien maduro. Así es el olor cuando abres una botella de eso”, explica Reynolds.

Estas bacterias son más comunes en la planta, en la parte cercana a los dedos, lo cual explica por qué esta zona es más hedionda. La comparación con el queso es apropiada: muchos tienen una mezcla similar de sustancias químicas.

“Si entendemos qué son estos compuestos y a las especies que los producen, podríamos hacer incluso ropa que absorba estos olores o los neutralice”, añade la investigadora. También crear mejores desodorantes.

La tarea no es fácil. Junto a estas bacterias olorosas, hay en nuestros pies organismos buenos que actúan como defensa contra las infecciones.

Pero la naturaleza puede ofrecer ayuda.

Un estudio japonés descubrió que tres químicos que se encuentran normalmente en los cítricos pueden atacar a los Staphuyococcus sin dañar a sus vecinos.

La atracción para los mosquitos

En algunas situaciones, el olor a pie puede ser una cuestión de vida o muerte. El científico holandés Bart Knols fue uno de los primeros en notar que ciertas especies de mosquitos portadores de malaria se sienten atraídos por el olor de pie.

Su trabajo fue fuente de inspiración para muchos de los estudios que llevó a cabo Smallegange, investigadora de la Universidad Wagenigen, en Holanda.

Smallegange descubrió, por ejemplo, que el parásito de la malaria parece alterar el sentido del olfato de los mosquitos, que se sienten aún más atraídos por el olor a pie.

Bacterias

Es un mecanismo retorcido que le ayuda al mosquito portador a identificar a sus potenciales víctimas, para continuar su ciclo vital en un cuerpo humano. “Por eso el mosquito es tan buen vector de la malaria”.

Son muchas las formas en que este conocimiento puede ayudar en la lucha contra esta enfermedad.

Smallegange ha estado examinando si la combinación particular de bacterias que produce olor en los pies puede alterar tus posibilidades de que te piquen los mosquitos. Como es de esperar, aquellos que tienen másStaphylococcus tienden a ser más atractivos.

Por esta razón, los intentos por combatir a estas bacterias pueden ofrecer cierta protección contra la malaria.

Trampas

Por otra parte, el olor puede usarse como un anzuelo para atrapar mosquitos.

Una idea consiste crear trampas con medias. Éstas parecen mantener su atractivo por al menos 8 días después de usadas. El queso Limburger también tiene este efecto.

Smallegange quiere atrapar el olor dentro de una botella para producir una fragancia sintética.

“La combinación es muy importante”, dice Smallegange. “En general, una mezcla es más atractiva que un componente único”.

Mosquito

No está muy claro cuán efectivas pueden ser estas medidas para protegernos de la malaria.

Actualmente, se está llevando a cabo un ensayo en la isla Rusing, en Kenia, para probar si las trampas pueden matar a los mosquitos o distraerlos a fin de reducir el número de picaduras e infecciones.

Al menos, pueden usarse para detectar si hay mosquitos portadores en la zona.

Para la mayoría de nosotros, los pies apestosos no son más que un simple trastorno que puede resolverse simplemente con agua y jabón. Pero vale la pena reflexionar en el trabajo de Smallegange cuando nos sorprenda el olor a pie.

Con su colección de calcetines hediondos y muestras de transpiración, ella está haciendo una labor que muy pocos podríamos soportar, con la intención de salvar millones de vidas.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR