Una de las desventajas que tienen muchos lugares paradisíacos es la alteración y daño que puede provocar el turismo cuando visita dichos destinos. Esta problemática tiene dos aristas, que podemos dividir de la siguiente manera:

Por un lado, todos estos lugares elegidos para las vacaciones se benefician del alto consumo que hacen los turistas que los visitan, colaborando en gran medida con la economía de estas regiones. Pero por el otro lado, estos bellos paisajes con arena, agua y montañas sufren el efecto e impacto de estas visitas, quienes aunque se esfuercen en ser cuidadosas con el medio ambiente, no llega a ser suficiente para preservarlo. De esta manera, el medio ambiente se ve inevitablemente perjudicado.

Con respecto a esto, las autoridades tailandesas de la isla de Koh Tachai adoptaron la medida de cerrar la isla con el fin de resguardar sus corales, sus especies de animales y la flora.

Destinos turísticos perjudicados por el turismo

Cozumel, México

La isla de Cozumel es bien conocida por sus magníficas playas y los arrecifes tropicales. Ubicada en el mar Caribe mexicano, ha sido en alguna oportunidad un remanso de paz y tranquilidad, hasta que comenzaron a edificarse atracaderos exclusivos para las embarcaciones que llegaban llenas de turistas.

Lugares paradisíacos que son afectados cada año por el turismo 1Actualmente es uno de los sitios con más popularidad y distinguidos que escogen los cruceros en el mundo. Todos estos frágiles arrecifes se encuentran amenazados constantemente desde hace varios años por la contaminación, así como por el crecimiento turístico de la isla.

A la vez, las embarcaciones están provocando que aumente el calor del agua, ocasionando de esta manera daños irreparables a los corales.

Phi Phi, Tailandia

Lugares paradisíacos que son afectados cada año por el turismo 2Esta isla seguramente la conozcas, ya que aquí se ha filmado la película “La Playa”. Asimismo, este destino paradisíaco también es otro sitio que se encuentra en constante amenaza por la gran cantidad de turistas que admite cada año.

Con 1,4 millones de turistas que viajan a este paraíso anualmente, según estadísticas de la secretaría de turismo de Tailandia, Koh Phi Phi y sus islas más próximas sufren el impacto ambiental.

Los cruceros que llegan cada vez con más frecuencia sumado a los submarinistas, han destruido los arrecifes de coral. Del mismo modo, el escenario marino se ha visto perjudicado por la contaminación de las lanchas así como por los despojos de aguas residuales al mar.

Galápagos, Ecuador

Lugares paradisíacos que son afectados cada año por el turismo 3Aunque no es un destino que recibe millones de personas cada año, el simple hecho de la presencia de turistas en esta región es suficiente para que se vea perjudicado su medio ambiente. Son miles las personas que cada año viajan hasta esta isla para disfrutar de su hábitat ancestral.

Su medio ambiente resulta extremadamente sensible a la presencia humana, no sólo por el número de turistas y toda la infraestrucutra montada a su alrededor, sino también por las bacterias y virus que traen desde sus orígenes. Ante este panorama, las islas Galápagos han sido añadidas a la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.

Bali, Indonesia

Lugares paradisíacos que son afectados cada año por el turismo 4La isla de Bali se encuentra amenazada por la creciente deforestación causada por el avance sobre las tierras por parte de la industria del turismo y la creciente población local. El turismo se encuentra creciendo a un índice exponencial, aunque no del mismo modo su infraestructura.

La consecuencia de esto son montañas de desechos sin destino. También, animales y plantas no nativas representan una gran amenaza para la isla.

Monte Everest

Lugares paradisíacos que son afectados cada año por el turismo 5Todo comenzó cuando Edmund Hillary y Tenzing Norgay alcanzaron el punto más alto del Everest, en el año 1953. A partir de allí, se hizo una práctica cada vez más común, y hoy, cientos de miles de excursionistas han viajado al campamento base, representando un total aproximado de 7.000 montañistas.

Este lugar de peregrinaje de andinistas contó con un descanso de dos años luego de una fatal avalancha en 2014 e incluso otra causada en 2015 por el terremoto en Nepal. Aunque este año las expediciones se reanudaron.

Como no podía ser de otra manera, el gran número de andinistas que visitan dicho destino ya está alterando su medio ambiente.

Los escaladores llevan consigo alimento, plásticos, equipos, latas de aluminio, ropa, papel y vidrio, así como tiendas de campaña que en muchas ocasiones a su regreso dejan en el camino. Sin embargo, el mayor conflicto en esta zona es la higiene. Cada año, de esta región alejada se eliminan unos 11.000 kilos de excremento humano.

Un noticia triste sobre el medio ambiente que nos deja pensando si estamos comportándonos de la manera correcta con la naturaleza.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR