Aun en medio de un dólar por las nubes, parte de la industria nacional sigue maquilando más de la producción que vende en el mercado local.

Entre las causas están los costos, dificultades para encontrar materias primas o los TLC que se han puesto en ejecución con países como Estados Unidos y Canadá, que hacen más favorables las importaciones.

En el último caso, las desgravaciones arancelarias acordadas permitirán a los fabricantes de los países socios elaborar un producto en uno de los dos lados, con base en conveniencias de costos como la mano de obra o la logística.

Por tanto, fueron algunas de las razones que pesaron en el reciente lanzamiento de la crema de chocolate para untar de Productos Ramo, que se fabrica en Canadá; la leche en polvo para niños de Alpina, que viene de Suiza; algunas referencias de la marca de productos sintéticos del sello Nappa, que las encarga Cueros Vélez en China; algunos productos cerámicos de la Organización Corona, que también se hacen en factorías del gigante asiático, o los cigarrillos Mustang, que se importan de Chile.

El presidente de la compañía Alpina, Ernesto Fajardo Pinto, dice que para entrar al negocio de producción de leches o fórmulas infantiles, como se lo llama, tenían que aliarse con una empresa que tuviera experiencia en el negocio, por lo que optaron por la suiza Hochdorf.

A la hora de firmar el contrato, igualmente primó el hecho de la capacidad instalada disponible por parte de la compañía europea.

Y es que, aunque no es la más grande del sector de lácteos, pues tiene ventas anuales por solo 430 millones de dólares, la compañía europea se enfoca desde hace unos 100 años en esa línea de negocio.

“Por tanto, podemos alcanzar a través de ella precios competitivos y altos niveles de satisfacción del consumidor”, añadió Fajardo.

Otro ejemplo de un producto criollo orgullosamente extranjero es El Don, un vodka anisado creado especialmente por la británica Diageo para Colombia. Elaborado en EE. UU., inició su comercialización en el departamento de Risaralda, en agosto del 2013.

“Descubrimos que con Pereira tenemos cosas en común. Una es el propósito de la marca de reinventar el presente. Estamos uniendo el respeto, la cultura, las tradiciones y las raíces, con la globalización y la interconexión”, dijeron fuentes de la compañía.

Con el lanzamiento del licor, también quisieron darle la vuelta a la ecuación tradicional del mercado, que consiste en fabricar no solo los productos que la firma considera le gustan al consumidor, sino también los que este demande, sin dejar de lado el gusto por los licores locales.

Sin embargo, las barreras de acceso que caracterizan este mercado han impedido comercializar El Don más allá de la ciudad ‘trasnochadora y morena’ y sus municipios vecinos. “Este bloqueo, ejercido por los departamentos y sus licoreras, “obligó a Diageo a posponer la expansión de la comercialización de la marca, con la expectativa de que el mercado evolucione hacía un modelo competitivo en línea con los compromisos adquiridos en los TLC y con las recomendaciones hechas por la Ocde”, afirmó José Antonio Bonache, un director regional de relaciones corporativas de Diageo.

Entre tanto, el director de asuntos corporativos de Productos Ramo, Santiago Molano, afirmó que, aunque están permanente modernizando la compañía, lo que les permite contar con la infraestructura necesaria para crecer en el mercado, la falta de capacidad instalada fue uno de los motivos que los obligaron a buscar un aliado afuera para concretar el proyecto del Chocorramo de untar.

Se trata de la canadiense Nutra Chocolate América,productora, entre otros, de chocolate y derivados del cacao, y que registra ventas anuales por unos 350 millones de dólares.

El directivo de Ramo agregó que cuando arrancaron el proyecto no existía el nivel de devaluación actual, y de ahí la decisión.

Sin embargo, no descarta que, una vez crezca la infraestructura de las plantas del país, evaluarán la opción de producir localmente la competencia criolla de la Nutella.

También solo fue en marzo de este año cuando Productos Ramo inició una ampliación de capacidad de producción en la planta de Mosquera (Cundinamarca), y a instalar una nueva línea en la de Medellín.

Igualmente, según un analista, en la decisión de Productos Ramo habría pesado el mayor costo del cacao a nivel local.

Y es que aunque el país produce 48.000 toneladas anuales del fruto, exporta 8.000 y no alcanza a suplir la demanda interna de procesadores locales.

Al igual que en Colombia, a Nutra la afecta el encarecimiento de materias primas de cacao y chocolate, pero como compra altos volúmenes tiene mayor poder de negociación.

Cabe citar que Nutresa y Casa Luker, dos grandes fabricantes de productos a base de chocolate, tienen oficinas de compra de cacao en Ecuador, uno de los mayores productores mundiales, para garantizar las necesidades de materia prima de sus factorías.

También hay que tener en cuenta que en el país el kilo de cacao se compra al cultivador a unos 6.500 pesos y, aunque es de alta calidad, es un valor alto en dólares frente al de mercados internacionales.

“Además, la industria colombiana vive un momento complejo, pues, por un lado, tenemos altas cargas tributarias, que se han venido incrementando gradualmente en los últimos años; y, por otro, materias primas protegidas por franjas de precios. Esto hace que cada vez más se afecte la competitividad de los industriales en el país”, agrega Santiago Molano, de Ramo.

Mustang es chileno

Luego del cierre de la planta de Protabaco en el 2014, por la pérdida de competitividad, las marcas de cigarrillos Mustang, President, Premier y Fly empezaron a ser fabricadas en Chile por encargo de la British American Tobacco (BAT) Colombia. Por tanto, también son productos arraigados en el mercado local, pero, debido a los costos, se producen fuera.

Los voceros de la empresa aducen que el volumen de ventas de cigarrillos de la industria colombiana ha caído de unos 1.300 millones de unidades anuales a 13.027 millones, y además el contrabando está entre el 14 y el 20 por ciento del mercado, motivos más que suficientes para importarlos y no fabricarlos localmente.

“Algunos fabricantes salen al exterior a producir algún tipo de bien. Sin embargo, dada la coyuntura actual del dólar, no parece ahora haber sido la decisión más adecuada”, afirma el gerente de LosDatos.com, un portal de análisis empresarial, Luis Naranjo.

Este analista cita el caso de los cigarrillos de BAT, pues la devaluación, el aumento de restricciones en Chile al consumo de tabaco y los mayores impuestos, podría hacer subir los precios de los tradicionales cigarrillos criollos u obligar a la británica a cambiar el origen de los productos que vende localmente.

El presidente de Alfagrés, Julián Jaramillo Escobar, dijo, por su lado, que aunque por causa del mayor precio del dólar las importaciones de productos cerámicos han caído este año cerca de 27 por ciento, hasta abril, la falta de infraestructura, los costos de energía y la mayor tributación le siguen restando competitividad a la industria local frente a los jugadores internacionales.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR