Que consumir fruta y verdura es saludable es algo que la mayoría de la población sabe. Ricas en vitaminas, las frutas y verduras son un componente indispensable de la dieta y ahora, según una nueva investigación de la Universidad de Copenhague y del hospital Herlev y Gentofte (Dinamarca), también se sabe que la presencia en sangre de concentraciones elevadas de vitamina C procedentes de la ingesta de frutas y verduras se asocian con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular y de muerte temprana.

El estudio, que acaba de ser publicado en «American Journal of Clinical Nutrition», se ha basado en el Registro Copenhagen General Population Study, gracias al cual los investigadores tuvieron acceso a datos sobre 100.000 daneses y sobre su ingesta de frutas y verduras, así como a muestras de su ADN. «Pudimos ver que los que tienen el mayor consumo de frutas y verduras tienen un riesgo de un 15% menor de desarrollar enfermedad cardiovascular y de un 20% menor de muerte prematuraen comparación con aquellos que rara vez comen frutas y verduras. Al mismo tiempo, se observó que la reducción del riesgo se relacionaba con las concentraciones de vitamina C en la sangre procedentes de la fruta y las verduras», afirma Camilla Kobylecki, del hospital Herlev y Gentofte.

Entre otras cosas, la vitamina C ayuda a construir el tejido conectivo que apoya y conecta diferentes tipos de tejidos y órganos del cuerpo. La vitamina C es también un potente antioxidante que protege las células y las moléculas biológicas de los daños que causan muchas enfermedades, como la enfermedad cardiovascular. El cuerpo humano no es capaz de producir vitamina C, lo que significa que tenemos que obtenerla de nuestra dieta.

Mejor de una dieta sana

«Sabemos que las frutas y las verduras son saludables, pero ahora nuestra investigación ha identificado con mayor precisión por qué esto es así. Comer una gran cantidad de frutas y verduras es una forma natural de aumentar los niveles en sangre de vitamina C, lo que a largo plazo puede contribuir a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte temprana», señala Boerge Nordestgaard, de la Universidad de Copenhague, quien añade que si bien es cierto que se pueden obtener suplementos de vitamina C, «es mejor obtenerla mediante el consumo de una dieta saludable, que al mismo tiempo ayudará a desarrollar un estilo de vida más saludable a largo plazo, lo que supondrá un beneficio general para la salud».

Los investigadores están ahora continúan su trabajo para determinar qué otros factores, combinados con vitamina C, tienen un impacto en la enfermedad cardiovascular y la mortalidad.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR