Me gusta, ¿qué hago?

Nos gusta una persona y queremos estar en su vida, en sus mejores momentos, conocerla, tocarla, pero ¿qué pasa? La realidad de las relaciones humanas es que son mucho más complicadas de lo que parecen, sobre todo a lo que estamos acostumbrados por una cultura mundial.

Creemos que si nos gusta alguien vamos a ser correspondidos, pero no necesariamente es así. Puede ocurrir que se emocionen y después no suceda nada, la lista es extensa, muchas alternativas negativas y positivas pueden desarrollarse a través de un simple enamoramiento.

¿Qué hacemos cuando nos gusta alguien? Formar parte de la vida de otra persona es algo complicado, más aún al no conocer su familia, su entorno y su vida en general; si esta persona lo permite pasará y probablemente sea lo mejor, pues te están dando pase libre a conocer cómo es la vida de él o ella, pero este tipo de procesos se deben llevar con calma, es una escena en la cual nos encontramos pisando cáscaras de huevos y hay que ser muy cuidadoso.

Que esto suceda así es algo triste, pues realmente este tipo de casos debería desarrollarse de la mejor manera y con el mayor amor posible, pero somos humanos y esto es algo que no se evita ni se cambia.

Tener sentimientos hacia alguien no es malo, pero a veces no es reciproco y las caídas suelen ser fuertes y dolorosas. Ser sincero y obrar por el bien sin mirar atrás es lo mejor que podemos hacer en el momento en el que nos encontramos con esa persona que nos gusta. Por otra parte, la comprensión debe estar siempre presente, pues así como nosotros a veces nos sentimos incomprendidos la otra persona también puede sentirse así. A pesar de todo, el amor en su interior debe ser sencillo, complicarse solo es llenarnos de preocupaciones innecesarias.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR