A veces sientes que te tiembla el párpado y no lo puedes controlar, pero luego de unos segundos se te pasa. ¿Se trata de algo serio? Por lo general, los espasmos involuntarios de los párpados son transitorios e inofensivos. Aquí te contamos por qué puede temblarte el párpado y cuándo debes preocuparte.

De tanto en tanto, Miguel siente que uno de los párpados le tiembla rápidamente durante unos segundos y luego se calma. Nunca le dio importancia hasta que un colega le dijo que consultara a un especialista y lo atemorizó por la situación. ¿Realmente debe preocuparse?

Por lo general, el temblor en el párpado es algo inofensivo que se conoce con el nombre deblefaroespasmo, el término para nombrar a los espasmos o contracciones involuntarias de los músculos que rodean el ojo.

Algunas veces, el párpado puede cerrarse (o casi cerrarse) de manera repetitiva y luego volver a abrirse. Estas contracciones, que la mayoría de las personas experimentan alguna vez en su vida, pueden durar segundos o minutos.  En ocasiones pueden seguir ocurriendo esporádicamente durante días, semanas o meses. Aunque molestas e inconvenientes son, por lo general, inofensivas y para evitarlas, basta cambiar algunos hábitos de vida.

¿Qué los provoca? Pueden deberse a distintas causas, entre ellas:

  • Estrés: presta atención al momento en que las sientes. Es posible que los espasmos aparezcan en momentos de estrés y luego desaparezcan o disminuyan y luego vuelvan a aparecer. Cuando la situación de estrés se resuelve, los temblores también deberían quedar en el olvido. Si no es así, consulta a tu médico.
  • Esfuerzo de la vista: cuando no ves bien tienes que forzar la vista para poder enfocar los objetos y eso también puede provocar temblores en el párpado. Lo mismo que ocurre cuando pasas muchas horas leyendo frente a la pantalla de la computadora (u ordenador). En general, esto puede resolverse, simplemente, usando los anteojos adecuados. Consulta con un oftalmólogo u optomestrista respecto a qué tipo de gafas debes usar.  (Sigue…)
  • Cansancio de la vista y ojo seco: dos condiciones que también son incrementadas cuando pasas muchas horas leyendo frente a la computadora. Dormir bien por las noches o tomar una pequeña siesta pueden ayudarte con el cansancio de la vista. Para combatir el ojo seco, por su parte, existen distintas gotas para los ojos (les llaman también “lágrimas artificiales”) que ayudan a lubricar el ojo. Antes de comprar gotas de venta libre, siempre es preferible que consultes con un oculista u oftalmólogo para que pueda indicarte cuales son las apropiadas para ti.
  • Consumo de cafeína y alcohol: si consumes mucho café, sodas o alcohol, deja de hacerlo o disminuye la cantidad, para descartar que la cafeína y/o el alcohol sean los responsables de tus temblores en el párpado.

A veces, las contracciones de los párpados son más severas y pueden hacer que el párpado se cierre por completo. Esto puede ser causado por una irritación en la superficie del ojo (córnea) o en las membranas que recubren los párpados (conjuntivas). Si esto ocurre, no dejes de consultar con un oftalmólogo (el médico especializado en el cuidado de los ojos) para que pueda indicarte el tratamiento adecuado, lo antes posible.

En otras ocasiones, aunque no es muy común, los espasmos están relacionados con otras condiciones de salud vinculadas con desórdenes o trastornos en el cerebro o el sistema nervioso, como esclerosis múltiple, distonía (un trastorno del movimiento que causa contracciones involuntarias de los músculos), enfermedad de Parkinson y el síndrome de Tourette (untrastorno neurológico crónicoy hereditario que provoca tics motrices y vocales) , entre otras causas.

Cuando el temblor está causado por una condición de salud como las que acabamos de mencionar, es importante que consultes a tu médico regularmente para mantener esa situación bajo control.

Otras señales de alarma que requieren que consultes a tu oftalmólogo cuando te tiembla el párpado son:

  • Cuando los espasmos no desaparecen luego de una semana.
  • Cuando la contracción cierra el párpado por completo.
  • Cuando el temblor incluye o afecta también a otras partes de la cara.
  • Cuando el espasmo está acompañado por enrojecimiento, hinchazón o secreción de un ojo.
  • Cuando el párpado superior se cae (el término médico es ptosis).

Con esta información, ahora sabes que si el temblor de tu párpado o blefaroespasmo no se corrige controlando el estrés, durmiendo bien, evitando la cafeína y manteniendo los ojos bien lubricados, si se presenta en otras partes de tu cara, si cierra tu ojo o si se prolonga, debes consultar al oftalmólogo. Y por supuesto, recuerda visitarlo regularmente para tus chequeos regulares y para la detección de otros problema en tu salud visual.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR