En nuestro cuerpos todo los órganos y huesos están perfectamente colocados, encajan de una manera tan exacta de acuerdo a su función e importancia.

Pero debido a diferentes razones aparecen lesiones, golpes o fracturas estos órganos o huesos se salen de su lugar, trayendo graves consecuencias al cuerpo. Y una de las más graves son las lesiones de la medula espinal.

La médula espinal es una masa de nervios contenidos dentro de la espina dorsal que envían los estímulos eléctricos entre el cerebro y el resto del cerebro.

Las caídas, los accidentes industriales o automovilísticos, las lesiones deportivas, ataques o heridas de bala son las causas más comunes de este tipo de lesiones.

La médula espinal se puede lesionar también si el conducto que protege los nervios de la espina dorsal se vuelve demasiado estrecho. Este proceso suele originarse en las personas al envejecer.

De igual forma las lesiones como contusiones cuando los huesos o los discos entre las vertebras se han debilitado o se mueven de su lugar pueden causar daños a la médula. Los fragmentos óseos o los fragmentos de metales también pueden lesionar la médula.

El daño viene cuando la medula se contrae, estira, golpea o corta por alguno de los factores externos antes mencionados, debido en la mayoría de los casos a un movimiento violento de la cabeza, el cuello y las vertebras.

Existen diferentes factores de riesgo que pueden proporcionar una lesión en la médula espinal, como es el viajar a alta velocidad en un vehículo, bucear en aguas poco profundas o participar en actividades físicas de alto riesgo.

Sus síntomas dependen del lugar de la lesión, pero a grandes rasgos conlleva a la debilidad y perdida de sensibilidad en el área afectada y debajo de ella. La gravedad de la parálisis dependerá si la médula se lesiona total o parcialmente.

Cuando la presión en la médula espinal se debe a un tumor, se puede solucionar extirpando la masa o reduciéndola antes de que los nervios que están ahí se destruyan completamente.

Es importante recordar que un golpe en la médula espinal necesita tratamiento inmediato, el tiempo que transcurra entre la lesión y el tratamiento puede llegar a afectar el desarrollo clínico. El reposo en cama puede ser necesario para permitir que los huesos de la columna sanen.

Esta es sin duda la parte más sensible del cuerpo humano, puesto que las lesiones en los nervios espinales son en la mayoría de los casos irreparables.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR