A veces hay momentos en la vida en los que se debe despedir a un empleado. Puede que sea por alguna falta deliberada que haya cometido, como robar o decir una mentira inaceptable, pero no siempre un jefe sabe cómo actuar cuando se trata de una persona que no haya cometido un error tan grave.

Puede que no se trate de una persona falsa o con malas intenciones, puede que sea solo una persona que no sea apta o que no tenga las habilidades para el cargo que ocupa o quizás solo sea por una cuestión como reducción de personal.

Es normal preguntarse: ¿Cuáles son las palabras o el momento adecuado para darle esta noticia? ¿Cómo suavizarle el hecho de que se está quedando sin empleo?

La manera correcta de actuar

Dejar a una persona sin trabajo no es fácil, es una decisión que afecta directamente a individuos, a sus familias, y hasta el propio lugar de trabajo. Pero como menciona la asesora de liderazgo ejecutivo Alicia Bassuk: A veces resulta inevitable que esto suceda.

Bassuk recomienda que antes de tomar la decisión de despedir a alguien, tengas la certeza de que hiciste lo posible por desarrollar sus habilidades. Recomienda que le dediques tiempo a la persona, que la asesores y que le pongas mucha atención a su progreso.

Si la persona luego de todo sigue sin funcionar en el cargo que ocupa, es momento de despedirla. Pero tú estarás tranquilo sabiendo que elegiste “la manera correcta de actuar”.

La forma de hacerlo

Muchos gerentes consideran despedir a un empleado una situación estresante, situación para la cual no tienen la preparación necesaria.

Robert Sutton, escritor del libro “Buen jefe, mal jefe” (Good Boss, Bad Boss) subraya que es importante saber las diferencias entre “las cosas que haces y como lo haces”.

Es importante ayudar a la persona a entender el porqué de su despido. Si bien la persona no puede controlar la situación del despido, al menos sabrá porque, cuándo y cómo se va.

Ser corto y conciso

A menos que la situación lo amerite, la reunión debe ser corta. Se recomienda que se le comunique a la persona de manera breve su despido.

Alguna expresión de ejemplo podría ser: “Lo sentimos mucho (nombre de la persona), pero debo despedirte”, y luego una breve pero concisa explicación sobre la razón de su despido.

Se debe evitar hacerle una tortura mental a la persona, que ya está pasando por un mal momento con la noticia que se la está dando.

Despedir una persona nunca será una tarea fácil por todas las cosas que implican, pero es una decisión que muchas situaciones ameritan. Así que si ha llegado el momento de hacerlo, debes al menos hacerlo de la manera más fácil para la persona para que le sea más fácil digerir esa lamentable noticia.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR