Es rico en fibra y antioxidantes que ayudan a controlar las cifras de colesterol «malo». Un melocotón aporta 74 kilocalorías y es una de las frutas más adecuadas para incorporar en los menús cuando se trata de bajar de peso, debido a su bajo valor calórico.

Además de ser muy ligero y de contener mucha agua, esta fruta de piel aterciopelada y propia de la temporada estival es una gran fuente de fibra y antioxidantes, por lo que su consumo es altamente recomendable para controlar las cifras de colesterol malo y para prevenir los problemas del corazón, además de ayudar a combatir el estreñimiento.

El melocotón también es rico en carotenos o provitamina A, esencial para cuidar la piel en verano, mantener una buena salud ocular y para prevenir la pérdida de visión. Esta vitamina además actúa como protector natural de las mucosas y ayuda al cuidado de las uñas y el pelo, reforzando además el sistema inmunitario.

Composición nutricional por unidad:
kcal: 74
Agua: 172 g.
Proteína: 1,2 g.
Grasa: 0,2 g.
Hidratos de carbono: 18 g.
Fibra: 4,6 g.
Potasio: 320 g.
Magnesio: 18 mg.
Vitamina C: 62 mg.
Vitamina A: 34 µg.
*Información avalada por Julia Farré, dietista-nutricionista de Alimmenta.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR