A todas las personas nos satisface que nos presten atención cuando nos comunicamos o convivimos con alguien, en especial si esa persona es nuestra pareja. Sin embargo, habrán situaciones en las que por el bien de la relación deberás ignorar a tu pareja. Así, evitarás que se agrave un problema, lastimar a tu pareja o incluso tú propia persona.

Estas situaciones en las que deberás ignorar a tu pareja son:

Cuando estés muy molesta y no tenga ganas de hablar

Lo mejor en esa situación es darle su espacio, dejar que reflexione y se calmen los ánimos. No es de ayuda que en esas circunstancias digas cosas como: “¿Qué te sucede?”, “Hablemos al respecto”, “Debemos resolver esto”, etc.

Debes dejar tranquila a tu pareja y dedicarte a hacer tus cosas. Cuando ya notes que está más calmado, ofrécele algo de tomar e invítale a conversar, aunque lo más frecuente es que tu pareja luego de calmarse se acerque a ti para conversar

Cuando sientas que su interés hacia ti está desapareciendo

Lo primero es no hacerse ideas en la mente. No siempre el desinterés es porque tu pareja está dejando de amarte, puede que tenga problemas laborales que no quiere comentar o simplemente se siente muy estresado.

Lo que debes hacer es recordarle que estás ahí, pero hacerle sentir tu ausencia, por ejemplo: evitando hacer los detalles que solías tenerle.

Cuando decide darse un espacio en la relación o terminarla

Muchas cuestiones personales están implicadas en una situación como esta: Dignidad, autoestima, bienestar, en otras muchas cosas. El hecho es que insistir, el llamarle y enviarle incontables mensajes no solo deteriora tu felicidad, sino que solo alejará a esa persona.

Es este caso más que nunca, lo mejor es ignorar a tu pareja. Dale el espacio que pide. Nadie dice que será fácil, pero será lo mejor, de eso no hay dudas. Si esa persona tiene algún sentimiento por ti, volverá.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR