Si considera que su calidad del sueño es mala o percibe que duerme más de lo que debería es posible que esté ante los primeros síntomas de una enfermedad del corazón. Lo sugiere una investigación que se publica en «Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology».

Los problemas de sueño, asegura Chan-Won Kim, autor principal del estudio y experto delHospital Samsun Kangbuk de Seúl (Corea del Sur) «son comunes y una fuente probable de un mal estado de salud, incluidos los síntomas visibles de la enfermedad, como un infarto»

Los investigadores analizaron la información de más de 47.000 adultos jóvenes y de mediana edad que completaron un cuestionario de sueño y se sometieron a diferentes pruebas para detectar lesiones coronarias y para medir la rigidez arterial. Las lesiones coronarias tempranas se detectaban midiendo la presencia de calcio en las arterias coronarias y la rigidez arterial.

Bloqueo arterias

Los resultados mostraron que aquellas personas adultas que duermen cinco o menos horas al día tienen unos niveles de calcio en las arterias coronarias un 50% mayor que los que duermen más de siete horas al día. Sin embargo, dormir mucho tampoco es saludable: así, los expertos vieron que aquellos que duermen nueve o más horas al día tienen niveles de calcio en las arterias un 70% superior a los que duermen siete horas. De hecho, en su estudios se comprobó que los adultos que reconocieron tener una mala calidad del sueño tenían unas cifras de calcio coronario de un 20% mayor que los que reportaron buena calidad del sueño. Y cuando los investigadores midieron la rigidez arterial se observaron patrones similares.

Por eso, apunta, Yoosoo Chang, tenemos que empezar a tener en cuenta que las personas adultas que tienen mala calidad del sueño tienen sus «arterias más rígidas que los que duermen siete horas al día o tienen una buena calidad del sueño». De hecho, en el estudio hemos visto los niveles más bajos de enfermedad vascular en los adultos que duermen siete horas al día y tienen una buena calidad del sueño.

Las conclusiones del estudio, señalan sus autores, ponen de relieve la importancia de tener una buena cantidad y calidad del sueño. «Es posible que los médicos tengan que evaluar la calidad del sueño de sus pacientes cuando valoren el riesgo cardiovascular y su estado de salud en general», sugiere dijo.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR