La multinacional Ericsson pondrá en marcha las primeras redes de quinta generación de las telecomunicaciones (5G) en América Latina, una región que por primera vez en la historia se pondrá a la vanguardia en la implementación de este tipo de tecnologías.

Ericsson se asoció con la firma América Móvil para ejecutar estas pruebas con la premisa de que “las TIC pueden apoyar la transformación de prácticamente todos los sectores de la sociedad, así como de todas las industrias”, explicó el presidente de Ericsson, Hans Vestberg.

Brasil se convertirá en el primer país del mundo en el que la compañía sueca realiza los experimentos con redes de 5G, un tipo de tecnología que le permitirá a los usuarios navegar con una velocidad de hasta 100 veces superior a la tecnología actual.

Así lo explicó en una entrevista concedida a Dinero el gerente de Soluciones de Banda Ancha para América Latina de Ericsson, Daniel Martello, quien además destacó que la nueva generación de las telecomunicaciones superará a sus antecesoras en términos de “latencia y confiabilidad”.

“El objetivo de esta prueba es que las compañías dedicadas al sector automotriz, energético o agrícola, así como las universidades, puedan experimentar la transformación que se va a producir en las telecomunicaciones” en los próximos años, adelantó el directivo.

El Internet de la Cosas (IOT), el Big Data y la analítica son algunos de los conceptos que definirán la interacción humana con su entorno en un futuro muy cercano, pues se estima que el lanzamiento comercial de las redes de 5G se oficializará en el 2020.

América Latina será una de las regiones protagonistas en esta discusión y por ello prepara su infraestructura de las telecomunicaciones. De hecho, en los últimos años los países de esta parte del mundo han realizado grandes esfuerzos para actualizarse en materia de tecnologías, lo cual se ha traducido en el número de usuarios conectados a internet (47% de la población).

Daniel Martello prevé que la región avance en la implementación de las tecnologías de quinta generación a un ritmo muy acelerado con respecto a las demás naciones del mundo, aunque Corea del Sur, Japón, China y Estados Unidos seguirán siendo los pioneros.

Y es que en América Latina, según un reciente informe de esa compañía, “el tráfico de datos por smartphone aumentará de 1,2 a 6 GB por mes entre 2015 y 2021”, mientras que en América del Norte el incremento será de 3,8 a 22 GB por mes.

Las nuevas redes de telecomunicaciones vendrán para satisfacer la creciente demanda de comunicaciones en la región, ya que para el año 2021 se estima que casi el 80% de los teléfonos van a ser inteligentes (frente al 50% actual).

Este tipo de dispositivos “se encuentran como prioridad en las listas de compras de los clientes” – 36% de los usuarios latinoamericanos tienen la intención de comprar uno en los próximos 12 meses – concluye  la última edición del Reporte de Movilidad de Ericsson.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR