¿Y si hubiera que replantearse el diagnóstico y tratamiento de uno de los tumores más frecuentes, el cáncer de mama? Eso es lo que sugiere en un artículo en «Nature» un equipo de la Universidad de Adelaida (Australia) a raíz de una nueva revisión de las funciones de las hormonas sexuales femeninas (estrógenos y progesterona), y sus receptores en el desarrollo normal y canceroso de la mama. Los hallazgos que muestran cómo los receptores que median la actividad de las hormonas sexuales femeninas interactúan con el ADN para controlar el crecimiento de una gran mayoría de los cánceres de mama, aseguran, podrían tener importantes implicaciones para el pronóstico y el tratamiento de este tumor.

Desde hace tiempo se cree que en el desarrollo normal de la mama y del cáncer, los receptores de estrógeno influyen en la actividad de los receptores de progesterona; por eso se han utilizado los receptores de progesterona como un biomarcador de la función de los estrógenos, lo que ha afectado a las decisiones de tratamiento. Sin embargo, el equipo de Wayne Tilley y Jason Carroll, cree que lo ocurre es justo lo contrario, y son en realidad los receptores de progesterona los que influyen en la actividad de los receptores de estrógeno.

Gracias a una técnica especial que les ha permitido rescatar muestras de cánceres de mama, los investigadores han visto que son los receptores de progesterona los que ‘frenan’ la actividad de los estrógenos sobre dónde interactúan los receptores de estrógeno con el ADN y con los genes expresados, un hallazgo que podría explicar por qué los receptores de progesterona son un buen biomarcador y por qué la progesterona puede ser una terapia eficaz contra el cáncer de mama.

Terapia combinada

Así, en modelos de cultivo de células tumorales de animales, los investigadores han visto que la terapia de progesterona combinada con un fármaco que bloquea la actividad de los estrógenos era especialmente eficaz en la desaceleración del crecimiento del cáncer de mama.

Esto nueva visión única de la regulación hormonal del cáncer de mama, señala Tilley, «ayuda a explicar, por ejemplo, por qué algunas pacientes con cáncer de mama tienen un mejor pronóstico, y proporciona información muy valiosa para investigar el posible beneficio de la adición de progesterona a las drogas que se dirigen a los receptores de estrógenos para mejorar el tratamiento para el mayoría de los cánceres de mama hormonodependientes».

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR