Franklin Nieves, quien huyó de Venezuela, afirmó que recibió instrucciones para apresar al opositor.

En un segundo video, esta vez difundido por el portal venezolano de noticias Runrun.es, el fiscal Franklin Nieves, acusador de Leopoldo López, explicó su versión de cómo fue comisionado por agentes de la Fiscalía y del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) para apresar al dirigente opositor, actualmente sentenciado a 13 años y 9 meses de prisión.

En la grabación, tan corta como la difundida el pasado viernes, Nieves señaló que la primera vez que recibió la orden de aprehender a López fue el 8 de febrero de 2014, cuando el director de Actuación Procesal de la Fiscalía venezolana le envió a San Cristóbal junto con una comisión del Sebin pues se esperaba que López diera un mitin en esa ciudad, en la que entonces comenzaba la oleada de protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“La instrucción que me giraron en esa oportunidad era de que si ocurría nuevamente alguna ‘guarimba’ (protesta violenta) se aprehendiera de manera inmediata al ciudadano Leopoldo López y fuera presentado de inmediato a un tribunal de control”, dice el fiscal en la grabación. Acto seguido explica que como el opositor no viajó en ese momento él se regresó a Caracas el 12 de febrero, día de la protesta liderada por López frente a la Fiscalía y por la que se concretó la acusación en su contra.

Nieves señaló que ese mismo día, además de la instrucción de aprehender a López, el director del Sebin, Manuel Bernal Ramírez, le ordenó el apresamiento del exembajador Fernando Gerbasi, el almirante Iván Carratú y el dirigente de Voluntad Popular Carlos Vecchio, todos reconocidos activistas opositores a la Revolución Bolivariana.

Perdón desde el corazón

Este lunes el diario estadounidense ‘The Wall Street Journal’ publicó una entrevista exclusiva con el fiscal Nieves desde Miami, a donde huyó desde Venezuela y donde espera conseguir asilo para él y su familia. En esa conversación aseguró que a López se le violaron “todos sus derechos” y pidió perdón a la familia del dirigente opositor. “De mi corazón, le quiero pedir perdón a Venezuela, a Leopoldo López, a su esposa, a la familia López y especialmente a sus hijos (…), este fue un juicio netamente político y debe ser un juicio nulo”, afirmó.

Por parte del Gobierno venezolano hasta ahora solo la fiscal general, Luisa Ortega, se ha pronunciado para rechazar las afirmaciones de Nieves. Señaló que desde su despacho no se presiona “a nadie” y que el fiscal 41, en cambio, habría cedido a “las presiones de factores extranjeros y sectores del país, no del Ministerio Público”.

Ortega comentó que el funcionario, quien fue destituido por “abandono del trabajo”, le “solicitó la jubilación el (pasado) 18 de septiembre”. Y estimó que si hubiese estado siendo “perseguido” no hubiera podido salir del país por Maiquetía, el principal aeropuerto venezolano, que sirve a Caracas. Por ahora la Fiscalía no tomará otras acciones, salvo que en una inspección que se está realizando al despacho de Nieves se descubra “algún elemento que nos haga presumir alguna irregularidad”, añadió.

El fiscal 41 Franklin Nieves sorprendió a Venezuela entera el viernes en la noche al difundir un video en el que aseguró que las pruebas sobre las que se sustentó el juicio contra Leopoldo López, que lo sentenció a 13 años y 9 meses de cárcel eran falsas y que al no poder resistir “la presión de mis superiores jerárquicos” optó por marcharse del país.

La defensa de López ratificó este lunes que espera que la Corte de Apelaciones (ante la que introdujeron una apelación contra la condena del opositor) se pronuncie sobre las declaraciones del fiscal, quien fue el acusador de López junto con la fiscal Narda Sanabria.

López, de 44 años y líder del ala radical de la oposición, fue condenado bajo acusaciones de incitar a la violencia durante protestas para presionar la renuncia del presidente Nicolás Maduro que dejaron 43 muertos y cientos de heridos y capturados entre febrero y mayo de 2014. Ortega defendió las pruebas presentadas en el juicio, relacionadas con hechos violentos ocurridos el 12 de febrero de ese año, cuando López convocó a una manifestación que derivó en tres muertes y daños en la sede de la Fiscalía General y sus alrededores.

La sentencia ha sido criticada por varios gobiernos y líderes internacionales, que cuestionan la independencia de la justicia venezolana y piden que se le garantice el debido proceso al político, preso en una cárcel militar en las afueras de Caracas

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR