Los pacientes que sufren de artritis se beneficiarían de un nuevo y revolucionario tratamiento.

Un grupo de científicos británicos de la Universidad de Queen Mary ha determinado que el desgaste en el cartílago, hasta el momento impenetrable por las terapias, podría ser tratado con “microvesículas” las cuales tendrían la capacidad de viajar hasta las células del cartílago y suministrar los agentes terapéuticos.

Dichas microvesículas son estructuras subcelulares de medida nimio (con diámetro entre 0,05 y 1 micrómetro) compuestas por fluido al interior de una membrana. Algunas de estas estructuras de los leucocitos de la sangre son propensas a acumularse en cantidades considerables en las articulaciones de los pacientes que sufren artritis traumática, reumatoide u osteoartritis.

Hasta el momento, todo un dilema médico se había infundado ante la complejidad de estas microvesículas que poseen más de 300 clases de proteínas y variantes. Los científicos han descubierto que estas estructuras de los glóbulos blancos tienen la capacidad de llegar hasta el cartílago y proporcionar su “carga”, favoreciendo así la protección del cartílago artrítico.

Los investigadores creen que esta terapia, que ya fue probada con éxito en ratones y células de cartílago humano, se podría incluso mejorar si se introduce otra clase de agentes terapéuticos como los ácidos grasos omega 3 con el fin de reforzar mucho más el tratamiento para combatir la artritis.

“la utilización del propio sistema de transporte del organismo para conducir nuevos y actuales agentes terapéuticos directamente al cartílago, deja abierta la posibilidad de que podamos disminuir el daño articular de forma más eficiente que nunca“, explica el coautor de la investigación, Stephen Simpson.

El estudio fue publicado en la revista Science Translational Medicine.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR