El último fin de semana de abril se cumplió 500 años desde que se decretó la ley de pureza de la cerveza alemana o “Reinheitsgebot” como lo llaman los alemanes, introducida por el Duque de Baviera en Ingolstad en 1516.

La ley de pureza es un conjunto de normas o reglas estrictas diseñadas para controlar los ingredientes que pueden o no usarse para crear cerveza. Una de las razones por la cual los alemanes se sienten tan orgullosos de su cerveza.

Objetivos de la ley de pureza

La creación de este decreto llevaba como principal objetivo controlar la creación de cerveza, pero hay otras razones por la cual se realizó.

Uno de los objetivos, por ejemplo, es evitar el pago de altos precios a los consumidores de cerveza. Un producto hecho por ellos mismo no podía ser tan costoso.

Prohibir definitivamente el trigo como ingrediente para la cerveza, era otro de los objetivos. Y así poder hacerse más pan.

Por último, proteger que bebedores sin escrúpulos añadieran sustancias tóxicas o ingredientes que alteraran la percepción de la realidad a los consumidores. Estos incluían hierbas y especias como el comino, romero, beleño, raíces, hollín y otros más según la Asociación de Cerveceros Alemanes (O por sus siglas en alemán, DBB)

Para 1906 se había convertido en ley para todo el país.

Ingredientes permitidos para la cerveza alemana

Originalmente solo se limitó a sólo lúpulo, cebada y agua. Tiempo después, se añadió la levadura en la fermentación. Actualmente el trigo también es aceptado como ingrediente.

Aunque el maíz y el arroz están prohibidos como ingredientes por la ley de pureza, los alemanes han llegado a crear una cerveza libre de gluten usando una cebada australiana.

Así mismo, pueden elaborar una cerveza sin alcohol usando los ingredientes permitidos.

Es la cerveza alemana la mejor ¿Cierto o falso?

En la actualidad los alemanas exportan al año 1.5 mil millones de litros de cerveza. Esto hace que el país se sienta orgulloso de su cerveza y su ley de pureza.

Millones de personas van a la capital de Baviera cada otoño para celebrar el Oktoberfest de Múnich, el festival de cerveza más grande del mundo.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR