El escándalo que involucra a Volkswagen desde hace semanas está lejos de ser el único en que una firma global enfrenta acusaciones de irregularidades a gran escala para evadir los controles de contaminación ambiental en sus autos diésel.

En realidad, la historia empresarial reciente muestra muchos incidentes de empresas involucradas en controversias en torno a las pruebas de control realizadas a sus productos.

Polémicas que han tenido distintos desenlaces.

Cuando el público no sale aún de su asombro por las más recientes revelaciones sobre Volkswagen, en las que la firma reconoció haber instalado programas para evadir los controles en millones de autos, empezaron a circular versiones en los últimos días sobre sospechas despertadas por otra multinacional.

En este caso, las sospechas las han generado pruebas realizadas a los televisores fabricados por la firma coreana de electrodomésticos Samsung y los de otra empresa que aún no ha sido identificada.

La polémica, ventilada a comienzos de mes, se centra en las versiones de un consorcio de investigación europeo, ComplianTV, que alega que algunos modelos de televisores vendidos por Samsung en Europa obtenían en pruebas de laboratorio mejores indicadores de ahorro de energía que al ser usados en el “mundo real”.

Televisión

 

La calificación de eficiencia en ahorro en los televisores está basada en la energía que usan durante la proyección de un video estándar de 10 minutos de duración, que contiene una combinación de contenido mostrado a niveles distintos de brillo.

Complian TV dice que encontró que la demanda de energía de uno de los televisores de Samsung se reducía casi a la mitad una vez comenzaba el video de prueba.

“Eso no es normal. Es una anomalía”, asegura Richard Kay, vocero de EST, una ONG británica que forma parte del consorcio detrás de ComplianTV.

Pero añade que “no tenemos evidencia para respaldar la acusación que Samsung tiene una tecnología para identificar cuándo está siendo examinado”.

Samsung, por su parte, ha negado con vehemencia que sus modelos tengan sistemas para engañar a las mediciones.

Otro estudio llevado a cabo este año por autoridades suecas involucra a una empresa fabricante de televisores aún no identificada

“La BBC entiende que se consideró que televisores fabricados por otra empresa distinta a Samsung claramente identificaban el video de prueba. Las pantallas inmediatamente reducen su uso de energía al ajustar el brillo de la pantalla cuando el video estándar está siendo proyectado, indica el reporte”, según el editor de tecnología de la BBC Leo Kelion.

“Le haremos seguimiento a ambos reportes”, le dijo a la BBC Anna-Kaisa Itkonen, vocera de la Comisión Europea para asuntos de cambio climático y energía.

La funcionaria hizo énfasis en que hasta el momento no se había ordenado una investigación formal.

Casos reconocidos

A través de los años, la industria automovilística en particular ha enfrentado diversas acusaciones de manipulación sistemática a los controles por rendimiento ambiental.

Diesel

En 1998, en uno de los casos más notorios, varias empresas de motores diésel, entre ellas Caterpillar, Renault y Volvo, llegaron a un acuerdo de US $1.000 millones luego que las autoridades los acusaran de instalar equipos para eludir los controles de emisiones.

En otro caso, entre 1991 y 1995, la firma GM vendió autos Cadillac, que según la agencia de protección medioambiental estadounidense (EPA) estaban programados para enriquecer la mezcla de gasolina del auto cuando estaba prendido el aire acondicionado, lo que aumentaba las emisiones de monóxido de carbono por encima de los limites permitidos.

GM negó las acusaciones pero aceptó pagar US$11 millones en multas y gastó otros US$25 millones en hacer arreglos a los autos.

Y a finales de la década de 1990 Honda pagó cerca de US$267 millones en multas y otros gastos al ser acusada de desactivar a propósito un medidor en más de 1,6 millones de autos, lo que supuestamente resultaba en que sus vehículos no notificaran a los dueños cuando el motor estaba funcionando por debajo de su desempeño normal.

Al no enterarse, los usuarios no llevaban su auto al mecánico y seguían contaminando en exceso, sostuvo entonces la acusación.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR