Todos conocemos algo de la historia de Hitler, el dictador que exterminó a 600,000 judíos durante la Alemania Nazi, pero pocos saben que tenía una hermana, Paula Hitler, la única de los cinco hermanos de Adolf Hitler que alcanzó la edad adulta.

Paula nunca se llevó muy bien con su hermano, sólo lo veía una vez al año y no congeniaba con sus ideas. El mismo Adolf le propuso que se cambiara el apellido al de Wolff para evitar problemas cuando ella decidió mudarse de Munich a Austria.

Aunque Paula nunca tuvo una relación fuerte con su hermano, vivía del dinero que le mandaba, muchas veces acompañado de caramelos, galletas o jamón.

Ella nunca tuvo intereses en el movimiento nazi, durante toda la guerra trabajó como secretaria en un hospital y después fue encontrada y retenida por el servicio de inteligencia estadounidense.

Cuando fue liberada siguió trabajando en una tienda de arte en Viena, después se trasladó a Berchtesgaden donde vivió unos años para luego viajar hasta Hamburgo donde murió en 1960, ella nunca se casó ni tuvo pareja alguna.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR