Tu Smartphone puede destruir tu vida y la de tu familia

No podemos negar los beneficios de los móviles en nuestras vidas; nos mantiene en contacto, facilita nuestro trabajo, funciona como agenda, etc. Pero así como nos ayuda en la vida diaria también puede afectarnos. Puede afectar gravemente a las relaciones sociales y aumenta el riesgo de tener adicciones, ansiedad, menor empatía, desconexión familiar, accidentes o interferir en la pareja.

Es un anzuelo

Los fabricantes de celulares cuentan con psicólogos y antropólogos que observan cómo evoluciona la sociedad en todo el mundo, para innovar el producto de tal forma que sea necesario para todos sus compradores.

El experto en la relación entre psicología y tecnología, Nir Eyal, nos explica en su libro Hooked que el celular es un anzuelo para las personas. Aplicaciones y servicios se diseñan para captar la atención de las personas por el mayor tiempo posible, esto se logra a través de facilitar alguna tarea u ofreciendo algún producto gratuito como los likes, los retweets, comentarios, etc.; sabemos que son inútiles, pero los buscamos sin cesar y conseguir un número grande de ellos es causa de admiración.

Altamente adictivo

El uso constante del móvil causa adicción porque se vuelve “indispensable” para la vida diaria, esto puede perjudicar gravemente tu relación con tu pareja, distanciarte de tu familia, disminuir tu productividad en el trabajo y en la escuela. Para evitarlo se le debe dar un uso adecuado al celular y darse horarios para ciertas tareas como revisar las redes sociales o ver algún video.

Causa ansiedad

Un estudio en EU demostró que 3 de 4 jóvenes de entre 18 y 24 años muestran síntomas de FOMO (fear of missing out) o nomofobia, que es el miedo a perder algo, en este caso el celular. Si bien, no hay punto de comparación entre enfermedades mentales graves si aumentan el riesgo a sufrir episodios de ansiedad y suelen aumentar el estrés. Esto también sucede al agotarse la batería, perdida de señal o falta de saldo.

Disminuye la simpatía

Se ha demostrado que, si dos personas quedan para platicar y hay un teléfono en la mesa, la charla gira en torno a temas menos importantes, y esas personas sienten menor conexión entre sí, o al menos eso es lo que dice Sherry Turkle, profesora de Ciencias Sociales y Tecnología en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

El móvil nos resta intimidad, que es un aspecto muy importante a la hora de socializar con otras personas, pero en los últimos 20 años se vio un descenso del 40% en la empatía de los jóvenes universitarios. La mayor pérdida de esta característica ha sido en la última década, que se puede relacionar con los avances tecnológicos.

Problemas con tu familia

Otro estudio de Turkle reunió suficientes datos para saber que el 44% de las familias creen que los Smartphones han cambiado sus vidas, a comparación de la televisión que solo fue del 7,7%. Es preocupante saber que ya las familias no pueden disfrutar de una buena charla, una caminata o un relajante viaje sin que este el celular de por medio. Pero aquí no acaban los números, de ese 44%, el 67,9% cree que solo ha disminuido la plática con sus hijos y un 51,5% dice que aumenta los problemas la familia.

Ser más propenso a accidentes

Seguramente eres de las personas que suele contestar mensajes o llamadas mientras maneja o camina, eso aumenta la probabilidad de sufrir un accidente, y si no sueles hacer eso si te ha tocado ver a alguien así. Esta mala costumbre a sustituido al alcohol como la principal causa de muerte, ya que es una importante fuente de distracción.

Afecta a tu pareja

Es común ver parejas que se separan gracias a las redes sociales, y es que en muchas ocasiones el celular se convierte en una forma de controlar a la otra persona o es causa de celos. En una encuesta realizada en EU la mayoría de los participantes contesto positivamente al pregúntales si el móvil interfería con sus relaciones sentimentales, y el 9% comento haberlo utilizado durante las relaciones sexuales.

Pérdida de espontaneidad

De poco a poco la gente prefiere realizar conversaciones por alguna aplicación de mensajería, por no tener que enfrentarse a una plática espontanea. Esto está estrechamente ligado a que la gente tiene una imagen online que deben cuidar, y en ese tipo de conversaciones difícilmente se pierde la perfección.

Un ejemplo muy claro es que ahora las parejas prefieren discutir por Facebook o WhatsApp, ya que así se pueden controlar mejor las emociones y se puede abandonar en cualquier momento la pelea. El problema más grave es que la persona deja de identificarse con sí mismo, no se siente autentico, llevándolo a tener problemas de personalidad y depresión.

Pérdida de concentración

Según Nicholas Carr, los celulares hacen que los estudiantes sean inatentos y que se pierdan durante largos periodos de tiempo. Otros estudiosos del tema, también indican que se ve un cambio drástico en la memoria, el efecto Google, ya que puede atrofiar la memoria de los jóvenes. Sin embargo, existe una contra parte que desechan esas ideas por ser falsas, por esta razón las escuelas dudan en incluir los celulares o prohibirlos.

Independientemente de las ventajas que nos dan estos aparatos, también nos damos cuenta que están destruyendo a la sociedad como la conocemos. Lo más interesante es que estos problemas se podrían resolver si fuéramos estrictos con los horarios y el uso del celular o haciendo otras actividades, como el ejercicio, leer o aprender a tocar un instrumento.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTELAFAMILIA.INFO
COMPARTIR