Cuando nos disponemos a perder peso, enseguida pensamos en dietas restrictivas que terminan volviéndose complejas, estresantes e insostenibles: el 95 por ciento de las personas que pierden kilos con planes alimentarios rígidos terminan recuperándolos en un plazo de uno a cinco años. Esto no solo resulta improductivo sino que además puede derivar en conductas perjudiciales para el organismo.

Hoy en día se sabe que la mejor forma de bajar de peso no es seguir una dieta estricta sino adoptar un cambio de hábitos pequeño y gradual. Esto es lo que se propone en la serie Kilo a kilo de Discovery Home & Health, donde un grupo de expertos ayuda a personas obesas a perder masa corporal de manera saludable. En cada episodio, los participantes reciben consejos para alcanzar su talla ideal y cambiar su actitud frente a la vida para siempre.

¿Tú también quieres perder los kilos de más y no sabes por dónde comenzar? Te compartimos algunos sencillos consejos para una transformación exitosa y duradera.

Desayuna ¡siempre!

No pueden existir excusas: el desayuno es la comida más importante del día. Estudios han demostrado que las personas que lo omiten son más propensas a alimentarse con carbohidratos y grasas, mientras que el resto tiende a elegir opciones más saludables como verduras, pescado y ensalada.

En la primera hora del día recuerda comer frutas y lácteos. Para media mañana, ten a mano snacks saludables.

Realiza entre cinco y seis comidas al día

Alimentándote cada tres horas aportarás de manera gradual toda la energía que tu cuerpo necesita. Esto te ayudará a evitar atracones y a no sobrecargar tu sistema digestivo. Las comidas que no pueden faltar son: desayuno, colación, almuerzo, merienda y cena.

Bebe mucha agua

Además de mantener tu cuerpo hidratado y eliminar toxinas, el agua te ayudará a evitar refrescos azucarados, café, jugos y alcohol. Además, tomar al menos dos vasos antes de las comidas te aportará sensación de saciedad, sin consumir calorías de más.

Reduce el tamaño de tus platos

Si tiendes a llenar el plato de comida, entonces elige vajilla más pequeña: te hará sentir que estás consumiendo lo mismo, disminuyendo significativamente la cantidad. Si al servir quedan sobras, guárdalas antes de sentarte a comer. De esta manera evitarás tentarte con una segundaporción.

Come sobre la mesa

Procura no ingerir alimentos mientras estés caminando, leyendo o mirando televisión. Lo mejor es hacerlo siempre sentada y sobre la mesa: de esta manera prestarás atención a cada bocado, teniendo más control sobre lo que comes y lo que no.

Opta por alimentos crudos

Toda comida debería contener una porción de vegetales sin cocinar. Las zanahorias, el apio y los rábanos, son algunos alimentos con bajo contenido calórico, ricos en nutrientes y con un poderoso efecto antioxidante.

Espera al menos 20 minutos entre comidas

Si sientes que te quedaste con hambre, espera al menos 20 minutos antes de ingerir algo más: por lo general este es el tiempo que demora el cerebro en transmitir el mensaje de saciedad.

Date los gustos, pero fuera de casa

Las prohibiciones no funcionan, por eso no debes eliminar para siempre los carbohidratos o los dulces, sino reducirlos al mínimo posible. Para lograrlo, asegúrate de comprarlos cuando estés fuera de casa y no tenerlos a mano en tu alacena: solo así evitarás tentarte más de la cuenta.

Elige de manera inteligente

A veces no se trata de eliminar ciertos alimentos, sino de escoger mejor: por ejemplo, en lugar de pan blanco opta por aquel de granos enteros. Aporta mucha más fibra y energía, previniendo enfermedades como la diabetes.

¿Pondrás en práctica estos pequeños hábitos? Si quieres más consejos para perder peso no te pierdas Kilo a kilo, por Discovery Home & Health.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR