En un estudio de la Universidad de Iowa, los investigadores han llegado a la conclusión de que las narices de los hombres son, de media, un 10% más grandes que la de las mujeres, y sugiere que es debido a que los hombres tienen más masa muscular, que requiere más oxígeno.

Las narices más grandes permiten respirar más oxígeno, que les ayuda a aumentar el tejido muscular y mantenerlo, como explica Nathan Holton, director de la investigación.

Para su estudio, el equipo de Holton observó el tamaño y crecimiento de la nariz de 38 hombres y mujeres de entre 3 y 25 años aproximadamente.

Así, descubrieron que las diferencias de tamaño entre sexos empiezan a manifestarse hacia los 11 años, cuando comienza la pubertad y los varones empiezan a desarrollar mayor masa muscular y en las mujeres aumenta la grasa.

Estudios anteriores demostraron que el 95% del aumento de peso en los hombres durante la pubertad es masa muscular, mientras que en las mujeres es del 85%.

«Después de la pubertad los hombres suelen tener narices más grandes, porque tienen más músculos que, metabólicamente hablando, salen más caros», comenta Holton.

El grupo que sirvió de estudio era de ascendencia caucásica, pero se espera que los resultados sean parecidos con otras razas, pues las diferencias físicas entre hombres y mujeres parecen ser universales.

La nariz de los neandertales

En realidad, el sexo no es la única variable de la que depende el tamaño de nuestra nariz. Décadas de investigación han demostrado que el tamaño y la forma suelen cambiar con el clima, para calentar y humidificar mejor el aire que respiramos.

Según el último estudio, también aparecen diferentes tamaños cuando comparamos nuestras narices con las de los neandertales.

«Comparados con los humanos modernos, los neandertales tenían más masa muscular y necesitaban, por tanto, más oxígeno», explica Holton.

«Es muy posible que la reducción del tamaño de la nariz en los humanos modernos, comparados con los neandertales, esté relacionada con la pérdida de masa corporal», añade.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR