Universidades de toda Europa se están fusionando y formando alianzas a un ritmo nunca visto antes.

Desde principios de este siglo, se han producido cerca de 100 fusiones.

Y el ritmo se está acelerando, con ocho super universidades o clústeres identificados en 2012; 12 en 2013 y 14 en 2014.

¿Qué provoca esta manía de fusiones?

¿Es una forma de ascender en los ránkings universitarios concentrando los mejores cerebros y recursos para atraer a más estudiantes y mayores becas de investigación?

¿O es una forma de responder a recortes en la financiación?

Thomas Estermann, director de gobernabilidad, financiación y desarrollo de políticas públicas de la Asociación de Universidades Europeas (EUA, por sus siglas en inglés) dice que por tener más catedráticos y estudiantes estas superuniversidades tienen más peso, pujanza e influencia.

Alcance global

Las universidades más grandes pueden tener más visibilidad y potenciar su reputación global, dice Estermann.

Las fusiones son también una forma de racionalizar y reducir duplicaciones.

Tallin

En algunos casos, será una forma de lidiar con la reducción demográfica en el número de jóvenes.

La EUA dice que las fusiones empezaron a darse con más frecuencia desde 2005 en adelante, siendo los pioneros Dinamarca y Estonia.

Estonia redujo su número de instituciones de educación superior de 41 a 29 entre 2000 y 2012.

La Universidad de Tallin, en la capital, absorbió ocho instituciones más pequeñas.

En Dinamarca, el número de universidades se redujo de 12 a ocho y los centros de investigación gubernamentales se integraron en el sector universitario.

Moda francesa

Francia lidera ahora el camino en el marco de una iniciativa de inspiración gubernamental para reunir a universidades y centros de investigación en comunidades paraguas, o “comunas”, y luego considerar fusiones completas.

Una de las mayores amalgamas, la “universidad federal” de Paris-Saclay, incluye la muy bien evaluada Escuela Politécnica, la escuela de negocios HEC y la Universidad Paris-Sur.

Sorbona

Esto tiene el objetivo explícito de crear una institución que esté en el top 10 de los ránkings globales.

Ahora parece que París va a ir un paso más allá, tras las fusiones exitosas de las universidades en Estrasburgo, Burdeos y Marsella.

En el corazón del Barrio Latino, dos de las instituciones más prestigiosas de la capital francesa, la Sorbona y la Pierre y Marie Curie (UPMC), están planeando recrear el espíritu de la antigua unificada Universidad de París, que desapareció tras las revueltas estudiantiles de 1968.

Por aquel entonces, el gobierno francés permitió que la Universidad de París -una de las más antiguas del mundo, fundada por el año 1.150- se dividiera en 13 universidades autónomas en función de las líneas facultativas, a las que a menudo se refiere como Paris 1, 2, 3 y así hasta el 13.

La ‘vieja Sorbona’

El profesor Jean Chambaz, presidente de UPMC -París 6- dijo: “Una de las limitaciones de las universidades francesas se produjo hace 40 años cuando se separaron en líneas disciplinarias”.

Paris 68

“Éramos las facultades científicas y médicas de la Sorbona, de la Universidad de París, antes de la división en 1970”.

“Hoy, el foco de la UPMC es la ciencia, la ingeniería y la medicina, en París-Sorbona son las artes y las humanidades. Pero para tratar los retos del mundo, necesitamos construir una universidad comprehensiva que contenga todas estas disciplinas”.

“En este momento en París no tenemos fusiones, sino instituciones autónomas que trabajan en colaboración, como nuestro grupo propio de la Universidad de la Sorbona, que incluye centros de investigación, la escuela de negocios privada INSEAD, así como la París-Sorbona, la UPMC y algunas otras instituciones”.

“En febrero, tendremos elecciones a presidentes y consejos tanto de la París-Sorbona y la UPMC. Si los nuevos miembros están de acuerdo, iremos adelante con una fusión completa”

“De alguna forma estamos recreando la vieja Sorbona, pero en el siglo XXI”.

Al profesor Barthelemey Jobert, presidente de la Universidad París-Sorbona -Paris 4- le entusiasma la idea de crear una poderosa universidad de investigación global que cubra todas las disciplinas y sea capaz de competir con las mejores del mundo.

FinlandiaEn Finlandia también se han fusionado varias universidades.

“El éxito implicará crear un nuevo modelo de una universidad global en Francia, con facultades independientes autónomas así como una presidencia que hable por toda la universidad”.

El gobierno francés favorece estas fusiones, pero deja la decisión en manos de las universidades.

Los profesores Jobert y Chambaz están totalmente de acuerdo con la fusión, pero dicen que es crucial contar con el apoyo de académicos, profesionales técnicos y administrativos y estudiantes.

¿El MIT alemán?

Chambaz señala que están aprendiendo de otros ejemplos europeos de fusiones exitosas apoyadas por el gobierno, como la Universidad de Karlsruhe en Alemania, y el Centro de Investigación de Karlsruhe, que se han fusionado en el Instituto de Tecnología de Karlsruhe (KIT).

Con el objetivo de replicar el éxito del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Estados Unidos, el KIT ha aumentado su número de estudiantes un 20% desde 2009, y ha concentrado las investigaciones en campos como la energía y la movilidad.

MIT

Así, aumentó un 50% sus recursos de investigación entre 2009 y 2013.

La nueva Universidad Aalto en la capital de Finlandia, Helsinki, tiene el apoyo del gobierno para combinar instituciones.

La Escuela de Economía de Helsinki, la Universidad de Tecnología de Helsinki y la Universidad de Arte y Diseño se fusionaron, con el objetivo de potenciar el sistema de educación superior de Finlandia.

La idea fue mejorar el desempeño relativamente bajo de las universidades finlandesas, en comparación con las posiciones de liderazgo que ocupa el país a nivel secundario y primario en los exámenes de Pisa.

“La nueva universidad se diseñó para poner la innovación y el impacto en la economía del conocimiento en el corazón de las cosas”, dice el vicepresidente de Aalto, Hannu Seristo.

Finlandia

Y la nueva universidad, más grande, subió casi 50 puestos en el ránking QS de este año.

Pero no todas las fusiones tienen el apoyo entusiasta del gobierno.

La Universidad de Lisboa y la Universidad Técnica de Lisboa, en Portugal, tuvieron que “convencer activamente” a las autoridades para asegurarse la aprobación de la fusión con la Universidad de Lisboa y justificar los costos relacionados.

Y de eso se trata, dice Estermann.

“Las fusiones necesitan mucho tiempo y energía para ser exitosas. Ahorrar dinero no debería ser la principal razón de la fusión, ya que los beneficios de la inversión pueden tardar mucho tiempo en llegar”.

“No se debería forzar. Estamos hablando de instituciones autónomas y no una compra de una empresa”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR