A día de hoy los requisitos para ser entrevistado laboralmente parecen ser experiencia y educación, pero esto no será suficiente para conseguir el puesto. ¿De qué dependerá? Más bien sería de quién dependerá, porque solo depende de ti.

El entusiasmo, pasión y presencia son tres factores que son más evaluados de lo que puedes pensar, que se une a una gran premisa que los empleadores se preguntarán: ¿encaja tu perfil en la empresa?

Puedes haber sido brillante en otra área laboral, pero tu perfil debe de ser el correcto para tu puesto, por lo que educación y experiencia caen en este punto, y la actitud vuelve a ser la protagonista.

No solo es la actitud, sino también el estilo de trabajo, personalidad y ética laboral. Una empresa que busca crecer necesita empleados pasionales y que apuesten todo por su empleo.

Por eso, la experiencia no tiene tanta relevancia, ya que si no te encuentras motivado en tu puesto no podrás ofrecer más de un 70% de tu potencial. Y esto es preocupante, ya que según Society of Human Resources Management el 80% de los empleados no se sienten lo suficientemente motivados en su oficina. El 20% restante es lo que esperan encontrar en ti, independientemente de que en tu currículo figure una gran empresa o universidad.

Una actitud positiva, comunicación fluida y flexibilidad laboral te aportan un background personal mucho más atractivo a la hora de ser seleccionado, no temas por ello. Esto no significa que tengas que aceptar cualquier condición o modo de trabajo, sino que tu presencia irradie profesionalidad y ganas de empezar un nuevo proyecto, que al fin y al cabo es lo que haces al entrar a un nuevo corporativo.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR