Cuando se habla de catástrofe hay quienes escuchan o leen con escepticismo. También hay otros que se van a un extremo fantástico. En esta ocasión se comienza a hablar de una predicción sobre un diluvio que podría cambiar significativamente la vida y el planeta.

No se trata de una predicción fantástica, tampoco de una producción de cine. No tiene que ver con profecías. Es una advertencia fundamentada en estudios formales y especializados. Así que habrá que tomar precauciones. Y las precauciones deben ser tomadas por la humanidad, por los gobiernos, fundaciones, organizaciones. Todos debemos tomar conciencia pues se predice que más de mil millones de personas podrían enfrentar lo que sería una amenaza mortal a niveles de extinción. Ya se están tomando ciertas precauciones a nivel internacional, sin embargo, es necesario que el tema se mantenga vigente para así garantizar que los mecanismos que se están acordando para evitar las condiciones catastróficas de lo que podría avecinarse.

Ciertas anomalías apuntan la amenaza de inundaciones catastróficas debido a cambios climáticos. El cambio climático es una realidad que no debe ignorarse. Por esa razón hay que tomar en cuenta los estudios que a partir del cambio del comportamiento del clima señalan posibles eventos. Y se avecina un diluvio. Así lo indica Christian Aid, que no es un profeta, sino una organización humanitaria que se ha preocupado por realizar estudios pertinentes con la intención de hacer un llamado de conciencia, responsabilidad y compromiso.

La Conferencia del Clima que se llevó a cabo el pasado mes de diciembre en París, Francia, dio frutos de compromiso basados en lo alarmante del estudio. Puesto que la organización humanitaria señala que las condiciones catastróficas del diluvio que se predice podría afectar con más fuerza localidades como Miami, Florida, Calcuta y Bombay, India y muchas ciudades de China. El aumento mundial del nivel del agua en el océano sería la causa fatal de tales condiciones. Razón por la cual en la Conferencia del Clima, llevada a cabo en París, se acordó un compromiso a reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmosfera.

Tal compromiso podría lograr la reducción del calentamiento global, limitándolo a 2 °C para el año 2100. Además, bajo el contexto de la conferencia también se acordó la asignación de la cifra de cien mil millones de dólares con la que se procederá a ayudar a los países en desarrolla para la reducción de sus emisiones dañinas a la atmósfera.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR