La córnea es la estructura con forma de domo, la cual es trasparente y se ubica frente al globo ocular. La luz pasa por la retina a través de esta, por lo cual siempre debe permanecer trasparente. Si por cualquier circunstancia existe alguna cicatrización en la córnea, esta se percibe blanca o nublada, lo que produce que la luz no circule con total nitidez.

A cualquier persona puede ocurrirle esto, ya que todos nos encontramos expuestos a las causas que frecuentan este padecimiento, los cuales son:

  • Una infección en el ojo, como la queratitis infecciosa.
  • Una irritación o inflamación en el ojo.
  • Una lesión en el miembro ocular.

Existen algunos factores que incrementan el riesgo de padecer el transtorno de la córnea opaca. Si posees alguno de ellos, debes acudir inmediatamente al oftalmólogo.

  • Lesiones oculares, ya sea por golpes o productos químicos
  • Sarampión
  • Objetos extraños alojados en el ojo
  • Conjuntivitis de cualquier tipo
  • Virus simple del herpes, el cual puede lesionar el ojo.
  • Deficiencia de la Vitamina A
  • Uso excesivo y prolongado de lentes de contacto, más aún cuando duermes con ellos.

Debes prestar atención a los síntomas

Los siguientes síntomas pueden evidenciar que algo no anda del todo bien en nuestro ojo, es por eso que si notas alguno de estos signos, acudas al especialista de forma inmediata:

  • Dolor ocular
  • Disminución o pérdida en la visión
  • Lagrimeo o secreción ocular
  • Malestar o sensación de un objeto extraño en el ojo
  • Sensibilidad a la luz e irritación ocular
  • Área del ojo que se muestra turbia o nublada

Cómo se trata

El profesional te realizará un examen ocular competo, para eso usará unas gotas y así conseguir la dilatación de las pupilas. Lo más probable es que mediante el uso de un microscopio examine la córnea y la estructura ocular.

Si el problema es menor, el órgano visual sana más rápidamente, aunque si la opacidad es sería, requiere de mucho más tiempo para sanar completamente. El tratamiento a seguir dependerá del origen del problema, como también de la gravedad de la lesión. Los tratamientos más recurrentes incluyen:

  • Medicamentos (tomados) mediante la vía oral
  • Gotas oculares que posean esteroides, antibióticos o ambas cosas
  • Trasplante de córnea
  • Cirugía para suprimir el tejido. Esta intervención puede realizarse mediante rayos láser dependiendo de la ubicación de la cicatriz.

En todo caso, lo mejor que puedes hacer, es tomar todas las medidas preventivas para impedir la opacidad de la córnea, en lo posible trata de evitar los golpes oculares (utiliza gafas de protección).

Aunque ante cualquier sensación de malestar lo más importante es acudir inmediatamente al doctor para que examine tus cavidades y así conseguir un diagnóstico certero que permita lidiar con los síntomas y las molestias. La prevención es muy importante y la misma empieza por uno mismo, recuerda que la seguridad inicia en uno, por eso que ante cualquier mínima anomalía acude inmediatamente al doctor, así evitarás males posteriores.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR