La única cuaga fotografiada. Zoológico de Londres, 1870.

Hace ya más de un siglo, que desaparecía de nuestro planeta el Quagga, un animal pariente de la cebra. Recientemente un grupo de científicos expertos de Ciudad del Cabo (capital de Sudáfrica), han conseguido devolverlo a la vida.

Al igual que la cebra, el Quagga posee también un pelaje rayado, aunque este, solo se encuentra presente en la parte delantera del cuerpo, mientras que en su parte trasera, este animal cuenta con un pelambre color café. Esta especie de equino, antiguamente se movía en grandes manadas a través de los suelos sudafricanos, hasta que los colonizadores europeos diezmaron enormemente su población.

El último ejemplar del cual se tiene registro, falleció en el año 1880. Hoy, 136 años después, gracias al avance de la tecnología, la crianza selectiva y a las técnicas de ADN, los expertos científicos, han logrado devolver esta especie a la vida.

Este asombroso milagro de la ciencia, estuvo a cargo de los investigadores del llamado “Proyecto Quagga”, liderado por el Profesor de la Universidad sudafricana de Ciudad del Cabo, Eric Harley. En base a este tema, el científico indicó que la genética del animal, fue el factor clave para conseguir el éxito y que el estudio a través de sus pieles (las que aún están intactas), consiguió emparentarlo como una sub especie de cebra de llanura. Estos datos permitieron suponer que los genes que caracterizaban a los Quagga, podrían encontrarse también en sus parientes rayadas, de manera que, a través de la famosa crianza selectiva, podrían obtenerse nuevos y diversos ejemplares, mediante el proceso de ingeniería inversa. Y tal como se suponía, con el nacimiento de cada nuevo potrillo, los rasgos de los Quagga empezaron a ponerse de manifiesto.

Según afirma Harley, “el desarrollo de este proyecto se ha basado en esta predicción, y así, en el transcurso de 3 o 4 generaciones, hemos podido ver una disminución constante y progresiva en estas franjas; y actualmente, comprobamos un incremento del color café en la parte posterior, lo que demuestra que nuestra hipótesis inicial estaba en lo correcto”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR