El alcoholismo es sin duda una de las peores adicciones en las que una persona puede caer, trae problemas desde cualquier punto de vista, tanto para el alcohólico como para sus seres queridos, y en cuanto a las relaciones amorosas podrían ser el detonante para acabar con ella.

Es tan grave que se considera como una enfermedad crónica que puede causar violencia, conductas antisociales e incluso el homicidio, en pocas palabras es una afección que causa trastornos en el funcionamiento normal del organismo.

Es necesario saber que no existe una cura que permita acabar por completo con el alcoholismo, pero sí hay distintos tratamientos que dan la oportunidad al afectado de mantenerse estable, ofreciéndo las herramientas necesarias para saber controlarse en torno al alcohol.

Ahora bien, el impacto que causa este tipo de adicciones en las relaciones familiares es realmente significativo y negativo, ya que constantemente suelen presentar situaciones de violencia verbal, físicas, separaciones, abandono y hasta el divorcio.

Las relaciones familiares en donde hay una persona alcohólica se caracterizan por ser incoherentes e impredecibles y a medida en que el alcoholismo avanza, con él lo hacen estos dos factores. De igual manera genera cambios de papeles en la estructura familiar, alterando las tareas diarias y las responsabilidades de cada quien.

En el caso de una relación de pareja el alcohólico puede verse muy beneficiado de la actitud que tenga su ser querido, si este constantemente  lo motiva  a realizar correctamente un tratamiento adecuado para superar su adicción.

Aquellas personas que mantiene una relación con alguien inmerso en el alcoholismo deben buscar ayuda de los especialistas en el tema y seguir sus recomendaciones, de esta manera podrá evitar que todo termine en un caos. Entre las más resaltantes están:

  • No debe aparentar que todo está bien, tratando de adaptarse a los cambios por los que se encuentra pasando la relación. Es importante no encubrir a su pareja y justificar su adicción.
  • Lo ideal es buscar la información correcta y necesaria en torno a este tema, así podrá entender lo que está ocurriendo.
  • Hacer lo posible por mantener las normas y responsabilidades de la casa, será una buena alternativa para que las actividades diarias se vean lo menos afectadas posibles.

Obviamente no es una situación fácil de manejar, lo importante es tener la intención de colaborar para que el alcohólico pueda salir adelante, téngale paciencia, muéstrele lo preocupado que está, insístale en hacer el tratamiento y ofrézcale su apoyo.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR