La caída del muro de Berlín ha sido durante años la simbolización del fracaso de la Unión Soviética y de su intento por implantar el comunismo en el mundo. La estructura se encontraba situada en Alemania y una vez destruido por sus habitantes —cansados de la división en la ciudad— se consagró a nivel mundial un rechazo al comunismo y todas las ideas influenciadas por los regímenes totalitarios de Hitler, Stalin y demás.

Este muro tiene su origen en la época post Segunda Guerra Mundial, cuando —al morir Hitler y los rusos invadir la ciudad— salieron los aliados en apoyo de los alemanes que estaban en contra del régimen comunista y así se creó la República Democrática Alemana (RDA).

En principio era solo una línea que marcaba el inicio de la RDA y la República Federal de Alemania (RFA), posteriormente se colocó en su lugar alambres de púas, más tarde sería una reja entera, lo que derivó completamente en un muro de ladrillos y cemento. En total, esta muralla abarcaba 45 kilómetros lineales y medía entre dos y tres metros de alto.

Las personas popularmente lo apodaron como “Muro de Protección Antifascista” y “Muro de la vergüenza”; este muro propició la división de familias enteras durante años, ya que los que no concordaban con los ideales comunistas eran expulsados hacía el otro lado del muro sin posibilidad de volver.

Fueron muchas las personas que perdieron la vida tratando de cruzarlo, los guardias de vigilancia colocados por el bloque comunista tenían orden de disparar y acabar con cualquiera que quisiera desafiar al Gobierno cruzando el muro, también tenían órdenes estrictas de colocar minas ocultas en el borde de éste, de manera que aquellos que desearan aventurarse a escalarlo terminaban muertos a causa de la explosión. El muro cayó finalmente el 9 de noviembre de 1989.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR