Estos son los efectos de renunciar al alcohol y al café, según el diseñador alemán Tobias van Schneider, residente en Nueva York, que contó su experiencia al portal Medium.

1. La economía

“Para una persona que vive en Nueva York, dejar de beber alcohol puede ser una buena opción para ahorrar, ya que beber diariamente un par de cócteles es algo habitual”. Van Schneider comprobó que al final de cada mes tenía en la cuenta corriente 1.000 dólares más que cuando bebía.

2. Tiempo libre

“Una persona sobria no gasta el tiempo en vano o en conversaciones tontas. No me gusta explicar a mis amigos por qué no puedo beber con ellos, por eso no salgo mucho y prácticamente dejé de ir a clubes”, dice el diseñador.

3. Mejora la calidad del sueño

“Renunciar al alcohol mejoró dramáticamente la calidad de mi sueño. Ahora duermo mejor y me despierto con más energía”.

4. Ganamos en tranquilidad

“Al dejar de beber café me he vuelto más tranquilo y relajado. El café aumenta la ansiedad, y también me daba problemas de sistema digestivo. Me encanta el olor y el sabor del café, por lo que de vez en cuando tomo un descafeinado. En verano prefiero el té helado, y en invierno, el té caliente. Me di cuenta de que ‘salir a tomar un café’ es algo más que un deseo real de tomar café, es una actividad social. Se puede mantener este hábito, pero sustituyendo el café por otras bebidas”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR