Un estudio reciente de la Universidad de Harvard puso en duda los beneficios de la mamografía, el examen rutinario realizado para detectar si una mujer tiene cáncer de seno.

Los autores de la investigación analizaron los resultados de 16 millones de mujeres de 40 años y concluyeron que en varios de ellos hubo falsos positivos, es decir, que les diagnosticaron cáncer sin tenerlo. Los autores aclararon que si bien esta práctica ha sido esencial para salvar millones de vidas durante el último cuarto de siglo, en algunos casos la detección de un tumor que no es potencialmente peligroso empuja a las mujeres a hacerse tratamientos muy agresivos como la radioterapia o la quimioterapia, e incluso a extirparse el seno sin necesidad. El trabajo, publicado en la revista Archives of Internal Medicine, reveló que hubo un aumento del 25 % en la detección de tumores, pero no ha habido una mejoría en la detección de tumores grandes. Los autores concluyeron que los resultados deben tomarse con precaución, pues aún no se ha podido establecer la relación de causa y efecto.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR