El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expertos militares europeos y otros líderes han denominado a Rusia como un país débil después de la invasión a Ucrania. Sin embargo, su economía se está desacelerando y los indicadores de desempeño no son los mejores. Entonces, ¿qué tan ciertas son estas afirmaciones?
De acuerdo con el artículo publicado el mes pasado por la revista Foreign Affairs, llamado “Paper Tiger Putin” (Putin: Tigre de Papel), el líder ruso “no es tan poderoso como parece”, a pesar de que apoya combatientes en Ucrania, invadió Georgia hace 8 años, es proveedor de misiles a Irán, y recientemente ha amenazado a Lituania y Dinamarca con guerra nuclear.

Pero precisamente, según la revista estadounidense, con este comportamiento, Rusia demuestra su afán de imponerse en el mundo y esconder la gran debilidad de su economía.

Estancamiento del sector manufacturero

La economía Rusa actualmente representa sólo el 2% del PIB mundial, en comparación con casi el 3,8% que pesaba en 2008.

De acuerdo con Bloomberg, el sector manufacturero de este país se deterioró significativamente durante el mes pasado, siguiendo la tendencia de los 8 meses anteriores, pues de acuerdo con Markit Economics el índice de Gerentes de Compras cayó a 48,3 en julio desde el 48,7 en junio, manteniéndose por debajo del umbral de 50 que separa la contracción del crecimiento.
El economista senior de Markit Economics, Paul Smith,  asegura que esto refleja que “el sector sigue estancado” y que ha conllevado a recortes de empleo y a disminuir los recursos”.
Fuerte devaluación del rublo

El rublo ha sido una de las monedas más devaluadas de países emergentes ante el  fortalecimiento del dólar y la caída de los precios del petróleo. La moneda rusa  perdió casi la mitad de su valor en 2014 y se ha devaluado un 17%  frente al dólar en los últimos tres meses.

Además ha sido la moneda menos estable en el mundo con una volatilidad del 19% en los  últimos tres meses, de acuerdo con información recopilada por Bloomberg.

Inflación alta
De acuerdo con Markit, la inflación también ha sido la más alta, pues la encuesta de manufacturas indica que esta ha aumentado rápidamente en los últimos meses y resalta “que ha habido un incremento en el  promedio de los precios de las materias primas”.
A pesar de esto, el exviceministro de Finanzas de la Federación de Rusia y ex vicegobernador del Banco Central de Rusia, Sergey Aleksashenko,  reafirma el debilitamiento económico de Rusia, pero sostiene que “se está subestimando peligrosamente” el poder del país y de su líder Vladimir Putin.
Rusia es un proveedor poderoso en Europa
La economía de Rusia sufrió los golpes de la intempestiva caída de los precios del petróleo pues Rusia depende de las exportaciones de crudo. “En diciembre pasado, el rublo se desplomó en cuestión de días debido a la caída de los precios del crudo”, afirmó Aleksashenko.

 Pese a lo anterior, “Rusia sigue siendo un proveedor esencial de petróleo y gas para el continente europeo y  por el momento, no existen alternativas tecnológicas viables al petróleo como principal fuente de energía para los vehículos o aviones”, aseveró el exviceministro.

Según la revista Foreign Affairs, los oleoductos rusos en Ucrania funcionan a la mitad de su capacidad actualmente, debido en parte a las sanciones occidentales, los efectos de la guerra, y una red de nuevos gasoductos que eluden Ucrania.

Aun así, el 30% de todo el gas natural importado por la Unión Europea proviene del país orientado a las exportaciones de energía, Rusia.

Además de esto, de acuerdo con Aleksashenko, Rusia puede parecer débil en materia de capacidad militar en contraste con Estados Unidos pero sigue siendo “dominante en la región”.

Aleksashenko afirma que “frente a la agresión de Rusia, países que pertenecen a la  Otan, no han escatimado en incentivar el gasto militar, reactivar planes de defensa y reforzar los sistemas de alerta. Esto evidencia que el Presidente Putin ha obligado a repensar la estabilidad europea contemporánea y la seguridad”. Por lo que el exviceministro no está de acuerdo con que Rusia sea un país débil, pues Europa lo necesita y Occidente le teme.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR