Rascarse puede ser tan placentero como doloroso

Al cumplir los 40, Jay Traver, comenzó a sentir picazón y así continuó rascándose hasta su defunción, 40 años después.

La zoóloga tenía plena seguridad, que tanto ella como otras dos familiares, eran portadoras de un ácaro llamado Dermatophagoides scheremetewskyi.

Por qué es peor rascarnos cuando nos pica

Luego de 17 años tratando de deshacerse de dichos ácaros, Traver publicó un artículo de su caso en la Sociedad de Entomología en Washington

Visitó toda clase de médicos con el fin de sanar su problema, utilizó insecticidas poniendo en peligro su salud, laceraba su piel con sus uñas, a fin de expulsar el ácaro de su piel.

Trever escribió: “hasta hoy, nada ha calmado mi comezón”

Cuero cabelludo y muestras de su piel fueron analizados, posterior a su muerte, revelando que la científica padecía de un trastorno psiquiátrico (parasitosis ilusoria), el cual hace que los pacientes intenten encontrar una evidencia física en las sensaciones que logran percibir.

Dolor y picazón

A simple vista, la picazón y el dolor parecieran estar asociados.

Puesto que si te rascas es por una picazón. Esta definición podría resultar cierta, aunque no del todo útil. La piel está llena de nociceptores, los cuales transmiten la información de estímulos peligrosos para nuestro cerebro.

La teoría de la intensidad afirma que un ataque simple produce picazón, mientras que un ataque agresivo causa dolor.

Rascarse puede ser tan placentero como doloroso - 2

Mientras que la teoría de la especificidad afirma que algunas neuronas se encargan del dolor y otras de la picazón.

Rascarse obsesivamente

La comezón puede ocasionarse por varios factores

  • Picazón aguda: nace de cosas simples, como la picadura de un insecto.
  • Comezón crónica, se trata de un escozor patológico, el cual puede asociarse a psoriasis, piel seca y demás. La esclerosis múltiple, tumores cerebrales, el HIV, pueden asociarse también.

Es por tal motivo que existen factores cognitivos y psicológicos.

Rascarse puede asociarse entonces a un trastorno compulsivo, en el que hacerlo de manera persistente puede ocasionar daños en la piel.

Rascarse es una pequeña forma de dolor, que paradójicamente puede incrementar ante el consumo de analgésicos.

Y, aunque dolor y picazón parezcan asociarse, son muy diferentes, pues cuando sentimos dolor, nuestro cuerpo responde con deseos de quitarlo, mientras que la picazón provoca el efecto inverso.

El origen evolutivo del reflejo de rascarse

Esto posee bastante sentido y manifiesta un “posible” origen ante el reflejo de rascarse, puesto que un rasguño es más eficaz a la hora de eliminar un insecto. También es una buena forma para suprimir parásitos, insectos, trozos de plantas que puedan adherirse a nuestro pelo y a nuestra piel.

Cuando somos picados por un mosquito, la piel libera histamina, la cual ocasiona que los nociceptores emitan un mensaje a la espina dorsal, y de ésta al cerebro.

Durante 2009, investigadores usaron histamina para generar comezón en los primates, mientras un electrodo los monitoreaba.

monos rascandose

Ni bien inyectaban la histamina, las neuronas se disparaban velozmente, y al rascar la zona comprometida las neuronas aminoraban su actividad.

Contagiosa

Al igual que los bostezos, la picazón puede ser contagiosa.

Científicos brindaron una conferencia sobre comezón, sólo para ver como afectaba a su audiencia; los resultados mostraban como las personas se rascaban por mucho más tiempo.

En 1948, un artículo de Dermatología investigativa advirtió que rascarse no es dolorosa, sino que puede asociarse a algo muy placentero.

“Rascar una comezón con extrema violencia que podría ocasionar dolor en otro lugar, puede experimentarse como uno de los placeres más bellos”, escribió.

Aunque mientras a algunas personas, rascarse les proporciona placer, a otras personas con problemas crónicos puede causarles una increíble sensación de malestar.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR