Es probable que no te guste mucho, que no te llene o sientas la incapacidad para rendir al máximo. Permanecer en un trabajo que no es para ti, donde no eres feliz, puede ser una gran equivocación.

Aquí te presentamos algunas razones para pensar seriamente en cambiar de trabajo, según indican en Business Insider:

Demasiado esfuerzo para salir adelante

Que en ocasiones sea difícil es normal, de modo que aprendas más cosas y logres adquirir nuevas habilidades, incluso llega un momento en que dominas tanto tu labor que ejecutarla se vuelve algo muy natural. Pero si la actividad se te dificulta y cada vez es más complicada de hacerla, es posible que ese trabajo no sea para ti.

Odias los domingos

Si una de las peores cosas que te pueden pasar es llegar el lunes a tu trabajo, algo anda muy mal. Es común que después de un fin de semana pocos deseen llegar a sus puestos a trabajar, pero si para ti esa apatía es más intensa y generalmente te quita el sueño, entonces deberías considerar la posibilidad de otro trabajo.

Eres infeliz por tu trabajo

Coincidimos con que tampoco es normal estar todo el tiempo feliz, pero si tu trabajo no te motiva y provoca que estés triste la mayor parte del día, es una señal muy clara que estás en el lugar equivocado.

El jefe te tiene “en la mira”

Es muy difícil y poco frecuente que se lleve una excelente relación con todos los jefes, lo ideal es que se lleve de la manera más profesional posible. Pero si percibes que tu jefe te tiene “en la mira” y quiere sacarte de ahí, es conveniente replantear la permanencia en ese puesto. En algunos casos renunciar a tiempo y salir de buena forma te evitaría pasar por un ambiente laboral tóxico.

Limitado profesionalmente

Si tu deseo es crecer profesionalmente y tener una mejor proyección hacia el futuro pero no ves por ningún lado las opciones para que esto suceda en tu trabajo, lo mejor entonces es buscar en otro lugar las oportunidades que anhelas.

No te pagan lo que te mereces

Es casi inaceptable el hecho de que te valoren poco en una empresa, más aun cuando tienes las condiciones profesionales y la capacidad para ganar lo que te mereces sin importar las promesas de futuros aumentos y promociones que te hayan hecho.

Nada aprendes

Aportar con tu conocimiento es una cosa, pero otra muy diferente es que puedas nutrirte de la actividad que realizas. Si no estás aprendiendo absolutamente nada, ¿Qué estás haciendo ahí?.

Te llevas mal con tus compañeros

Si comienzas a laborar en un ambiente tóxico y la relación con tus compañeros cada día es peor, piénsalo bien, seguramente no sea un buen lugar para trabajar.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTEAMÉRICA ECONOMÍA
COMPARTIR