Cuando te hablan de Buda o Budaismo, es irremediable pensar en un personaje bonachón que sonríe mientras medita, pero ¿qué tal si te decimos que él no es quien dice ser?

Sidarta Gautama (buda) fue un príncipe que luego de descubrir que los lujos y el dinero no le podían dar la felicidad, abandonó su palacio y se dedicó a la meditación, sentando las bases para el budismo.

Mucho tiempo después, hubo alguien que siguió su camino, su nombre fue Bu-Dai, un célebre monje budista calvo, sonriente y gordo. Bu-Dai nació en China en el siglo X y desde joven practicaba el budismo zen, es por eso que su imagen fue elegida para representar a Maitreya, personaje que se convirtió en el nuevo Buda.

Por lo tanto, cada vez que veas la imagen de Buda recuerda que se trata de Budai y no del príncipe Siddharta, de cualquier forma, representan lo mismo, el camino de la felicidad a través de la meditación.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR