Invertir dinero en cualquier tipo de negocio puede convertirse en un plácido acierto o de igual forma en un pesaroso fracaso. Antes de dar ese paso es mejor asegurarnos que estemos tomando la decisión más adecuada para que ese dinero no se “desaparezca”.

Ya sea con aquel dinero que nos hemos ganado con mucho esfuerzo, o ese que nos llegó por los “azares de la vida”, es muy común que pensemos en comprar o gastar en todo aquello que siempre hemos añorado.

Pero bien lo dice el dicho: “Del afán no queda sino el cansancio”, entonces, es mejor tomar con calma las cosas ya que invertir dinero no es una decisión fácil y no es conveniente apresurarse.

Desafortunadamente en muchas regiones del mundo la educación financiera no ha sido suficiente, incluso llega a ser nula en varios países de América Latina. Sin embargo, podemos asesoramos con expertos, tomar consejos de amigos con experiencias económicas positivas y/o tener en cuenta las siguientes recomendaciones antes de invertir dinero,  una buena ayuda que puede determinar lo más acertado para nuestras finanzas personales.

Riesgo y rentabilidad

Como primera medida, debemos evaluar muy bien estos dos factores que se correlacionan directamente según el objetivo, entre más rentabilidad busquemos seguramente el riesgo será más alto.

Objetivo

Es importante tenerlo claro desde un principio. No es igual si el objetivo de la inversión es realizar un viaje o pagar los estudios de nuestros hijos. Según la meta podemos tomar más o menos riesgos.

Liquidez

Debemos establecer con anticipación la necesidad de dinero en efectivo que en algún momento podamos tener.

Dependiendo el tipo de inversión que hagamos es posible recuperar nuestro capital total o parcial en cualquier momento, como en las acciones, que en cuestión de pocos días nos permite retirar nuestro dinero sin penalizaciones de ningún tipo. Caso distinto ocurre cuando decidimos invertir en el sector inmobiliario, en donde este mismo ejercicio de liquidar nuestra inversión puede tomar mucho más tiempo.

¿Para cuándo las ganancias?

Esta pregunta es clave para la proyección que tengamos con nuestro objetivo o meta. Así como hay inversiones rentables desde el primer día, otras pueden tomar meses o incluso años.

El conocimiento

Es quizá uno de los factores que más puede comprometer el éxito de una inversión. Es fundamental conocer el negocio en el que nos estamos involucrando, cómo funciona y cuáles son sus alternativas. Más allá de la información que nos pueda indicar un asesor, conviene considerar la labor de educarnos o recibir capacitación a fondo sobre el negocio.

Por último, cabe recordar que siempre existirá riesgo en cualquiera que sea el negocio en donde se invierta, en unos más que en otros,  por lo que no descartemos realizarnos la siguiente pregunta: ¿Qué pasa si pierdo este dinero?.

Por eso, amigas y amigos lectores, hay que tener cuidado con el exceso de ambición, es importante que seamos prudentes, realistas y conscientes de que no hay negocios mágicos, que debemos esforzarnos y ser inteligentes para lograr buenos resultados en una inversión.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR