La cistitis es una enfermedad muy frecuente entre las mujeres y viene acompañada de síntomas extraordinariamente molestos. Los urólogos ofrecen algunas recomendaciones para evitar la aparición de esta patología. ¡Que no te pase!

Una de cada cuatro mujeres ha sufrido cistitis en el último año, según datos del Centro de Información de la Cistitis. Se trata de una infección urinaria que afecta a la vejiga y cuya causa más frecuente, es el ascenso directo de bacterias a través de la uretra. Estas bacterias están en la zona del margen uretral, en la zona vaginal e incluso en el margen perianal y, mediante la uretra, llegan hasta la vejiga.

“Las mujeres son quienes con más frecuencia padecen infecciones de orina. Esto ocurre porque la uretra de la mujer es muy corta, mide unos tres centímetros y, por tanto, es fácilmente accesible para las bacterias”, explica Cristina De Castro, miembro del Servicio de Urología del Hospital La Paz de Madrid.

El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés) afirma que casi todas las mujeres tendrán cistitis al menos una vez en la vida, y, que entre aquellas que hayan padecido la enfermedad, una de cada cinco la presentará de nuevo, lo que se conoce como cistitis recurrente.

¿Bacterias, hongos o virus?

Los especialistas de la Clínica Universidad de Navarra detallan que los gérmenes causantes de cistitis habitualmente son bacterias pero, de manera excepcional, esta enfermedad también puede deberse a hongos o virus.

La uróloga afirma que en la aparición de cistitis hay varios factores implicados. Así, explica que suele estar asociada a momentos en los que existen bajadas de defensas, como sucede, por ejemplo, cuando se tiene gripe, “también puede ocurrir en momentos en los que hay cambios hormonales como en el periodo premenstrual o en las mujeres premenopáusicas”, subraya y añade que “puede sobrevenir, además, en momentos en los que se producen movimientos de bacterias, como después del coito, cuando la aparición de infecciones es muy frecuente”, apunta.

Puede aparecer a cualquier edad

Los especialistas del NHS subrayan que la cistitis puede aparecer a cualquier edad, aunque es más común en embarazadas, en mujeres sexualmente activas y entre quienes se hallan en la menopausia. Su principal síntoma, es la molestia a la hora de orinar, lo que en urología se conoce como síndrome miccional:
“Está compuesto por escozor al orinar (lo que llamamos disuria); aumento de la frecuencia miccional (polaquiuria) que se asocia, además, a la emisión de muy pocas gotas de orina. También puede aparecer sangrado en la orina (hematuria) y, a veces, hay molestias en la parte baja del abdomen”, comenta la doctora De Castro.

Ante estos síntomas, es necesario acudir al médico de atención primaria o al urólogo. “Si concuerdan los síntomas y el médico tiene claro que es una cistitis, recogerá un cultivo de orina para tener una muestra que confirme que efectivamente hay una bacteria y, a continuación, prescribirá un tratamiento antibiótico. Una vez finalizado dicho tratamiento, se debe realizar otro cultivo para asegurarse de que la orina queda estéril”, subraya.

Arándano rojo americano

Como medida preventiva, los expertos en urología aconsejan tomar arándano rojo. Estos frutos tienen poder antiséptico y se recomiendan como una medida de profilaxis para quienes tienen infecciones de orina de repetición. No obstante, se aconseja comprarlo en cápsulas pues no está claro que el arándano rojo de herbolario tenga la composición adecuada para realizar esta labor antiséptica.

El arándano rojo es una ayuda para prevenir la cistitis, pero evitar la aparición de esta enfermedad pasa por tener muy presente una serie de medidas:

– Vaciar la vejiga con asiduidad, es decir, orinar casa dos o tres horas.
– Mantener una ingesta hídrica adecuada. Esto significa beber aproximadamente dos litros al día, una cantidad que puede variar en función del deporte que se haga o de las pérdidas que se tengan.
– Evitar el estreñimiento, pues se ha comprobado que también está relacionado con el aumento de las infecciones de orina.
– A las mujeres sexualmente activas, se recomienda orinar antes y después de la relación sexual para que el propio mecanismo de la micción arrastre las bacterias que puedan haberse extendido a través de la uretra.
– Durante el verano, cuando los baños en playas y piscinas son muy frecuentes, es conveniente no tener puesto el traje de baño mojado durante mucho tiempo.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR