registro de marcas

Desde 2010, el gigante tecnológico Apple ha realizado alrededor de 300 solicitudes de registro de nombres de productos y marcas en Jamaica, mientras que Tonga y Trinidad y Tobago han sido otros destinos de sus gestores.

Por su parte, Microsoft y Google han efectuado trámites similares.

Productos com Siri, Apple Music, YouTube Red, Facetime y Google Chromecast han quedado grabados en los registros de marcas de esos países.

¿Por qué estas compañías multinacionales acuden a estos países? La respuesta es sencilla: resguardar su competitividad.

Información de registro restringida

El secreto de esta compleja práctica es que el registro de la nueva marca (incluyendo su descripción y prototipos), permanecen ocultos durante al menos seis meses. De esta forma a las firmas competidoras les queda imposible averiguar y conocer de qué tratan esas próximas novedades.

A estas compañías las cobija el Protocolo de Madrid, suscrito en 1996 y gestionado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), una asociación con sede en Ginebra (Suiza) integrada por 90 países que establecen un registro internacional de marcas, permitiendo que multinacionales como Google o Apple, con sede principal en Estados Unidos, registren nuevos productos en otra nación que no cuente con una base de datos pública de marcas.

Con el empleo de esta maniobra, “las compañías cuyos lanzamientos de artículos son muy observados por sus rivales y medios informativos pueden conservar su solicitud de registro de marca por fuera del alcance público durante más tiempo. Asimismo pueden controlar mejor el momento para su divulgación”, explica a la BBC Nehal Madhani, director ejecutivo de la compañía de ‘software’ AT Legal.

El hallazgo y lo que viene

Una de las primeras personas en divulgar esta metodología fue el abogado Roberto Ledesma, quien es miembro del comité de la Asociación Internacional de Marcas (INTA, por sus siglas en inglés), al descubrir que en Tonga (Oceanía) estaban registradas las Google Glass.

Sin embargo, no se trata de una acción ilegal, ya que se encuentra avalada por el Protocolo de Madrid, por la Ley Lanham en su sección 44(d) de la ley de Marcas de Estados Unidos y por la Oficina de Patentes y Marcas estadounidense (USPTO).

El abogado Madhani afirma que todos los países que no cuentan con un sistema público de registro digital adelantan progresivamente gestiones en este aspecto e invierten de manera sustancial en recursos y tiempo para que sus oficinas estatales brinden la información de propiedad intelectual en internet generada durante décadas, aunque advierte que este proceso puede tomar varios años.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTERT
COMPARTIR