Si te preguntamos cuándo fue la última vez que te comiste una hamburguesa, seguramente no habrán pasado muchos días. A todos nos encanta el sabor de las hamburguesas. Es nuestra comida chatarra predilecta. Las hay en diversos tamaños, presentaciones, con ingredientes variados, puedes ir a diferentes franquicias, en la calle, en la esquina. Con salsas, sin salsas, de carne, de pollo, con queso o sin queso, con distintos vegetales. ¿Ya te provocó comerte una ahora mismo? Seguramente sí.

Sin embargo, debes conocer ciertos secretos oscuros que sin duda te harán pensarlo dos veces la próxima vez que decidas comprar una hamburguesa. Estos secretos están basado o han sido descubierto por un estudio de una empresa americana que se dedica al análisis genético de los alimentos. La empresa se llama Clear Labs y se dedicó al análisis molecular de más de doscientas cincuenta hamburguesas en Estados Unidos, es decir, doscientas cincuenta variaciones de hamburguesas. Del análisis se concluyó que el 14% tiene ingredientes incorrectos y presentan problemas de higienes y contaminantes. Esto es realmente alarmante, pues afecta directa y gravemente la salud.

Entre los secretos oscuros se descubrió que un alto porcentaje de estas hamburguesas no contienen los ingredientes como se señalan en las etiquetas. Incluso, en el caso de un tipo de hamburguesa vegetariana se encontró que la misma contenía ingredientes de carne de pavo, pollo o centeno. El problema no tiene que ver con los vegetarianos por convicción, sino las alergías que podrían ocasionar a quienes esquivan esos alimentos por razones de salud. No hay la convicción de que el alimento que consumes en una hamburguesa realmente sea el que se ofrece en la composición de la misma.

También hay problema de higiene donde se procesan tales alimentos. Incluso se analizó una hamburguesa vegetariana que resultó contener ADN humano. Y tres muestras de hamburguesas de carne, resultaron con ADN de rata. Un 4.3% de las muestras resultaron que contenían un tipo de patógeno. Lo más alarmante es que una de las muestras contenía una bacteria que causa síntomas que se parecen a la tuberculosis. Por tanto, comer hamburguesas en la calle puede resultar un riesgo mortal para la salud humana.

Otro de los secretos oscuros tiene que ver con las calorías. Si bien las etiquetas de los productos con los que se elaboran las hamburguesas anuncian cierto porcentaje de calorías, la mayoría de los productos contienen más calorías de lo que se señala en la etiqueta. De manera que la composición es engañosa también. Lo mismo ocurre con el carbohidrato.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR