Imagina intentar recuperarte tras perder tu matrimonio y quizás un negocio muy exitoso que construiste desde cero.

Es exactamente lo que le pasó a la empresaria del sector de la lencería, Michelle Mone, cuando su marido, copropietario de la multinacional Ultimo, valorada en US$78 millones, se fue y la dejó luchando por el negocio.

Antes había intentado quitarle el poder tras mantener una aventura con la diseñadora jefa de la empresa.

Pero, tras un divorcio muy público y una batalla en los tribunales, tras la cual Mone tuvo que buscar inversores que comprasen la parte de su marido, Monesobrevivió para seguir luchando.

Resiliencia
f. psicol. Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas
Nombrada por el gobierno británico en agosto para llevar a cabo una amplia revisión sobre cómo potenciar la creación de start-ups en zonas de elevado desempleo, se ha enfrentado a sus propias batallas para llegar a la cima.

“Me he enfrentado a dramas importantes en mi vida, en los que perfectamente pude perderlo todo”, dijo, calificando su experiencia de paradigma de resistencia en los negocios.

“Tuve que trabajar más duro y encontrar una salida. Si no te rindes, acabarás encontrando tu camino. Es un sentimiento que he tenido durante toda mi carrera”.

La resiliencia de Mone se construyó a base de golpes, de problemas que no le desea a nadie.

¿Pero cómo podemos los demás aprender de su experiencia, sin necesidad de luchar tanto? ¿Es posible?

Ponte a prueba: ¿Tienes lo que se necesita para ser un emprendedor exitoso?

Empezar de cero

Es posible construir una mayor resiliencia sin enfrentarse a la bancarrota o al fracaso, según Derek Mowbray, presidente de la consultora sobre liderazgo WellBeing and Performance Group.

Unas flores que crecen en el asfalto

Desarrollar la actitud correcta es una gran parte de cómo se construye la resiliencia, dice.

“Es una forma de enfrentarse a las circunstancias. Es, básicamente, una elección”, dice Mowbray.

Por ejemplo, quizás tengas ya la capacidad de llevar a cabo una presentación con clientes sin derrumbarte si tu sala favorita de reuniones está ocupada, o la habilidad de hacerlo bien aunque te hayas dejado algunas notas en casa.

El verdadero examen de la resiliencia se produce cuando pasa algo fuera de la norma: la sala de reuniones está invadida por accionistas enfadados con pancartas o el vicepresidente de la empresa se pone gravemente enfermo durante la presentación.

“Cuando pasa algo serio, tenemos que aprender a formar una actitud robusta para lidiar con el problema utilizando nuestras habilidades”, dice Mowbray.

Saber relacionarte puede ayudarte a suavizar a los accionistas que protestan, de la misma forma que te ayudará pensar que no vas a fracasar.

Ese pensamiento está en el centro del enfoque de la resiliencia.

Mirar hacia adelante

La mayor parte del tiempo hay algunas diferencias sutiles, pero cruciales, en la forma de verse a uno mismo que separan a la gente resiliente del resto.

“La gente que no es resiliente ve la historia de su vida deteniéndose cuando alcanzan un cierto punto, quizás cuando su negocio fracasa o cuando enferman”, dice el coach de ejecutivos basado en Bélgica Olivier Schobbens.

Alguna gente pasa demasiado tiempo pensando o analizando el contratiempo.

Un ejecutivo hace equilibrio

 

“La gente resistente piensa ‘está bien, es un traspié’, pero la historia continúa”.

La capacidad de mantener una actitud positiva y con el control en momentos de alto estrés son los sellos de la resiliencia.

Son también la marca de algunos de los más exitosos emprendedores.

Tomando el ejemplo de la jamaicana-americana Andrea Johnson, fundadora de la Serra Trading Company, un negocio familiar que vende café por valor de US$300.000 al año.

Johnson se lanzó a emprender cuando su trabajo en la casa de moda Giorgio Armani se esfumó en la recesión de 2008.

“Mirando hacia atrás, fue la patada que necesitaba”, dice Johnson.

Cambiar de sector fue un reto, y Johnson tuvo que convertirse en una experta en la industria global del café de forma muy rápida.

Pero ahora las ventas son estables y la empresa se va a expandir al mercado asiático, con socios en Hong Kong y Japón.

Johnson cree que tiene una naturaleza resiliente y cree que en parte se debe a su forma de enfocar los obstáculos.

“Tengo una mente muy lógica y reduzco los problemas, como tener que aprender sobre la industria del café, en partes más pequeñas”,dijo.

Objetivos claros

La gente resiliente suele tener también grandes objetivos.

Un trabajador levanta una piedra

“A la gente se le hace más fácil recuperarse cuando tienen una idea clara de qué quieren conseguir en su vida profesional”, dice Schobbens.

Esa pasión contribuye a la resistencia y te ayuda a superar una multitud de obstáculos.

El emprendedor australiano Stephan Ibos supo que tenía una gran idea para un negocio, pero se encontró con muchos obstáculos al buscar inversores para sustart-up de cloud computing.

“Nos pasamos un año encontrándonos con gente que nos decía que lo que queríamos hacer era técnicamente imposible, que nunca íbamos a tener éxito, y que por qué íbamos a crear una empresa en Australia”, dice Ibos.

Ibos tardó ocho meses en encontrar a alguien que creyó en la idea y le permitió conseguir la financiación para crear Maestrano, que provee servicios de computación en la nube a empresas pequeñas y medianas.

La empresa, que tiene ahora casi dos años, tiene ahora dos oficinas en Estados Unidos, y plena abrir otra en Londres.

“Nuestro equipo pasó de tener grandes trabajos en corporaciones que hacían mucho dinero, a hacer eso”, dice Ibos.

 La resiliencia es, ante todo, aceptar y abrazar los riesgos, en lugar de intentar evitarlos
Derek Mowbray, consultor
“Fue un riesgo. Seamos honestos: se trata de enfrentarse a nuevos retos que nunca imaginaste que tendrías el día anterior”.

La resiliencia es, ante todo, aceptar y abrazar los riesgos, en lugar de intentar evitarlos, según Mowbray.

Exponerte a nuevos retos y experiencias desconocidas ayuda a construir el músculo de la resiliencia.

“De esta forma extiendes el abanico de experiencias con las que sabes que puedes lidiar”, dice Mowbray.

Y encontrarle el lado bueno al fracaso forma parte de la esencia de la resiliencia en el mundo de los negocios.

“Si la gente ve el fracaso como un éxito que va a suceder, esto es lo que acaba sucediendo”, según Mowbray.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR