Para la gran mayoría de personas no es un secreto que el lenguaje corporal puede expresar mucho más de lo que las palabras logran decir, aunque en realidad, la interpretación que se pueda dar sobre cada gesto dependerá de un modo muy considerable de la propia cultura y las predisposiciones de cada sociedad en particular, con base a las vivencias particulares de cada país.

En este contexto, daremos una breve vuelta sonriendo por el mundo, a ver qué tal nos va entre un país y otro, con la compañía del estudio que la Academia de Ciencias de Polonia se atrevió a hacer, para investigar lo que significa sonreír según el país y la correlación que esta expresión tiene con la autoimagen de las personas, según el constructo social.

Las caras largas y poco relajadas que pueden verse cotidianamente por las calles de Rusia tienen una dura razón de ser, y es que los rusos consideran poco inteligentes a las personas que van sonriendo por ahí, sin una razón aparente.

Ahondando en la historia que este país ha tenido que enfrentar desde finales del siglo XIX, se hace más que comprensible la desconfianza que su población ha desarrollado hacia la sonrisa, la misma desconfianza que de seguro tienen sobre sus propios políticos y sistema de gobierno, así que si tienes pensado hacer una visita a este país repleto de cultura, arte e historia, recuerda no sonreír, no sea que te tomen por idiota.

La historia ha marcado más de una sonrisa

Pero Rusia no es el único lugar en el planeta en el cual la seriedad es la expresión plena de la búsqueda de una mayor seguridad social, por el contrario, esta investigación realizada sobre 44 culturas por medio de una entrevista a más de 5 mil personas, permitió dilucidar cómo es vista la sonrisa en cada país estudiado, pese a la intervención que los medios publicitarios han estado ejerciendo en las últimas décadas.

Tal parece entonces que para los argentinos, sonreír delata una intención deshonesta por parte de la persona, misma consideración que se tiene sobre la sonrisa en países como Zimbabue, Las Maldivas, Indonesia, y hasta en la propia India, tal y como ocurre entre la gente de Irán, la sonrisa en los rostros al caminar por estos países, puede hacer que piensen que algo estás tramando, por lo que procura mantener seriedad, sin que falte la cortesía, claro está, para que puedas generar una buena impresión.

El estudio de este modo, está encontrando información relevante, que indica una asociación directa entre el comportamiento político y la interpretación gestual entre las personas, considerándose que existe una proporción real entre el nivel de corrupción y la confianza que la gente desarrolla sobre quien le sonría sin un motivo específico.

No todos son tan serios

Por fortuna, este no es el caso generalizado para todos los demás países, existiendo también muchos rincones en el planeta, en los cuales sonreír también es tomado como una muestra no sólo de felicidad y seguridad, sino también de inteligencia.

Así que si deseas caminar tranquilo sonriéndole a la vida y a cuanto ser encuentres a tu paso, sin que esto sea un problema, tendrás que visitar entonces los países del Reino Unido, o dar una vuelta por Austria, Malasia o Filipinas, y aunque parezca increíble, en la propia Alemania podrán tomarte como una persona verdaderamente inteligente si eres capaz de sonreír a pesar de la seriedad con la cual te reciban, lo mismo se ha podido apreciar de la cultura en Suiza, tradición que no se ha perdido en China, en donde, pese a toda la invasión tecnológica que han sufrido, aún las personas disfrutan sonreírse entre sí.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR